Economía

SRI simplifica el trámite para habilitar la facturación electrónica

El 29 de noviembre de 2022 vence el plazo para que todos los contribuyentes, a excepción de los negocios populares, adopten la facturación electrónica.

A pocos días del 29 de noviembre de 2022, cuando vence el plazo para que todos los contribuyentes, a excepción de los negocios populares, adopten la facturación electrónica, el Servicios de Rentas Internas (SRI) ha tomado medidas para simplificar el trámite.

El objetivo es que la mayor cantidad de personas dejen de utilizar las notas de ventas o facturas físicas y se tenga un mejor monitoreo de las transacciones en la economía nacional

Francisco Briones, director del SRI, explicó que se ha notificado de oficio a 650.000 contribuyentes que no se habían habilitado para tener la facturación electrónica.

Es decir, se eliminó el trámite de solicitar a la administración tributaria sobre la habilitación para emitir facturas electrónicas. Esto permite eliminar un paso burocrático y reducir tiempos.

Adicionalmente, el SRI realizó varias modificaciones al proceso para facilitar a los contribuyentes la migración a la facturación electrónica:

Ya no se requiere convenio de débito para la autorización como emisores de comprobantes electrónicos.
Se habilitó la obtención de firma electrónica con cédula (antes solo se podía obtener con RUC).
Se homologaron dos nuevas entidades certificadoras en el esquema de comprobantes electrónicos.
Se habilitó para todos los contribuyentes el aplicativo para facturación SRI y Yo en línea, el mismo que anteriormente estaba dirigido solo a personas naturales no obligadas a llevar contabilidad.

Los contribuyentes pueden verificar si han sido autorizados de oficio para la emisión de facturas electrónicas, ingresando a la consulta “Validación de emisor en producción”, la misma que se encuentra aquí.

Los libretines de facturas estarán vigentes hasta su vencimiento

Según el SRI, a pesar de que el tiempo cada vez es más corto, hasta el momento 423.000 contribuyentes ya han implementado la facturación electrónica (332.000 personas naturales y 91.000 sociedades). Esto representa el 42% de todos los contribuyentes obligados a utilizar ese tipo de facturación a partir del 29 de noviembre de 2022

Sin embargo, Briones aseguró que lo más probable es que los contribuyentes que todavía no se han pasado a la facturación electrónica es porque todavía tienen comprobantes de venta o facturas preimpresas.

«Eso se podrá seguir utilizando hasta que se les acabe. Un ejemplo, si un contribuyente tiene un bloque físico de facturas con vigencia hasta junio de 2023, podrá seguir con facturas físicas hasta esa fecha. Pero, si se les acaban antes del vencimiento, ya no podrá pedir un nuevo bloque», puntualizó. (JS)

 

Diario La Hora