Opinión

Spotlight: un caso que recordar

Ramiro Ulloa / Guayaquil

ramiro.ulloa@casagrande.edu.ec

El caso spotlight nos demuestra la importancia, y necesidad que existe por el periodismo investigativo, incluso podemos llegar a pensar que el periodismo investigativo da lugar a que existan los otros tipos de periodismo, porque por más que no siempre se encuentre este tipo de periodismo el que más resuena. Sin importar que se demore semanas o meses porque su contenido siempre va a dar de qué hablar, obviamente sin restarle importancia al periodismo normal, que se encarga de tener a las personas conectadas con lo que sucede.

Volviendo al tema de que el periodismo investigativo da que hablar en ese sector se sumerge la película, porque se centra en un tema, en el cual no se centra en una persona, o cómo la noticia va a afectar a alguien, sino se centra en afectar a un sistema, una entidad tan importante como la iglesia, que no está ayudando a la sociedad, caso contrario la está afectando.

Nos damos cuenta del magnífico trabajo que se puede hacer, cuándo se está descubriendo algo, además nos muestran la importancia que es dejar nuestros afectos personales, gustos y preferencias al momento de escribir una noticia, porque eso puede hacer que el escritor se confunda o escriba de manera en la que sus gustos salen ganando.

Finalmente nos deja tres enseñanzas muy importantes, una que es la colaboración, otra es la valentía, y finalmente otra la paciencia. La colaboración es esencial para que exista un grupo periodístico donde se apoyan mutuamente para hacer la noticia, mostrando que nadie se queda atrás, y cada uno le brinda su apoyo a la otra persona cuando sea necesario. La valentía y el coraje que se debe de tener para escribir contra una entidad tan grande que es la iglesia, y sin embargo mostrar la verdad, para que vean dónde el sistema se está equivocando, y que deben ser cambiados. Y para terminar la paciencia donde se debe encontrar el momento perfecto, donde la noticia vaya a ser el centro de atención, porque lo bueno se hace esperar.