Opinión

Sorbos, el emprendimiento de la pajilla comestible

Un emprendimiento español revoluciona el mercado de las pajillas en 30 países con una propuesta que ya ganó el premio de microempresa del año.

Para evitar el uso de plástico en la fabricación de pajillas, sorbetes o popotes, Sorbos creó su versión comestible en ocho sabores.

Tienen a la venta dos tipos, la versión personal o doméstica y la versión profesional o comercial. La diferencia es que en la segunda puedes incluir el diseño de tu negocio. Todo comestible.

Así, luego de disfrutar de tu bebida favorita, puede comerte la pajilla en sabor neutro, manzana verde, lima, chocolate, fresa, limón, jengibre y canela.

Además, no se deshacen ni se quiebran durante los primeros 40 minutos del consumo de tu bebida.

También promete no impactar en el sabor de tu bebida la primera media hora.

Una caja de 200 unidades sin detalle de impresión tiene un valor unos Q298.00.

Mientras que con impresión, la misma cantidad cuesta unos Q476.00.

Tienen entregas en 30 países del mundo y llegarán al mercado de América Latina a mediados de 2019.

Desde noviembre, Sorbos amplió su stock con aromas y sabores personalizados, que puede adaptar según las exigencias de sus clientes.

Víctor Manuel Sánchez, fundador de Sorbos, explicó que también consienten a sus clientes con impresión personalizada en las pajillas, rubro que se ha convertido en un éxito en el mercado de los eventos de temporada.

“Hemos encontrado la solución para btener el ciclo perfecto en el consumo de bebidas, cuidamos en medio ambiente y ofrecemos un producto personalizado al cien por ciento en color, aroma, sabor y tamaño”, indicó Sánchez.

El emprendimiento Sorbos ha sido galardonada en su país con el Premio Pimes 2018 como la “Microempresa más competitiva del año”.

Fuente: La Repùblica