Economía

Sopladora ahorrará $ 200 millones anuales

La obra que es considerada como emblemática, posee 487 MW de potencia, siendo el tercero del complejo hidroeléctrico del río Paute y capta las aguas turbinadas de la Central Molino.

QUITO. Con la aportación de una energía media de 2.800 GWh/año, que contribuirá a la autonomía energética, remplazará la generación térmica y reducirá las emisiones de CO2 en aproximadamente 1.09 millones de toneladas al año, se inició las pruebas en la hidroeléctrica Sopladora, ubicada en el límite provincial de Azuay y Morona Santiago, entre los cantones Sevilla de Oro y Santiago de Méndez.

Tras un avance registrado del 98% de la obra, se tiene previsto que entre en operación a finales del próximo mes y cubrirá el 13,9% de la demanda nacional de electricidad. El proyecto está conformado por una conexión directa entre los túneles de descarga de la Central Molino y el sistema de carga del Proyecto Sopladora.

Para ello, la conexión directa consta de un túnel de derivación de flujo que comunica con dos túneles de descarga hacia una cámara de interconexión subterránea. Allí se proveerá el volumen necesario para garantizar el ingreso de 150 m3/seg para el funcionamiento del sistema de generación que consta de 3 turbinas Francis de 165.24 MW, alojadas en la casa de máquinas subterránea.

Ante el objetivo de contribuir a la generación de empleo, hasta la fecha ha creado 3.258 fuentes de trabajo directo, beneficiando a más de 15 mil habitantes. “Un ahorro de $ 200 millones representará para el país el funcionamiento de esta obra, cuya inversión alcanza los $ 755 millones en construcción y equipamiento. Es decir que en 4 años habremos recuperado totalmente la inversión y tendremos energía para sostener nuestro modelo de desarrollo sin contaminar el medio ambiente”, mención el vicepresidente, Jorge Glas, quien acudió al lugar en compañía del ministro de Electricidad, Esteban Albornoz, y del Interior, José Serrano.

Y es que la sopladora es uno de los ocho proyectos hidroeléctricos que construye el Gobierno. Cuando todos funcionen el 93% de la energía de Ecuador será producida por el agua.

Al respecto, Pablo Guzmán, gerente encargado de Celec EP Hidropaute, quien estuvo a cargo de la construcción, manifestó que la comprobación del sistema hidráulico es la primera fase de pruebas. “Paralelamente se realizará la integración eléctrica y electrónica y luego se desarrollarán las pruebas de generación. Hay una serie de componentes que hay que ir probando”, mencionó Guzmán y destacó que el proyecto está compuesto por tres turbinas, cada una generará 162 megavatios. El sistema electromecánico tiene un avance de 97% y la parte civil un 99%. (VCV/La Nación)