Opinión

SON IGUAL PASCUAL

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Mientras la COMISIÓN DE SEGURIDAD DE LA ASAMBLEA NACIONAL, que avanza al paso del tortugon George, seguirá intentando producir leyes que en el fondo beneficien a la delincuencia y la corrupción, es una posición política casi normal, puesto que siguen manejando la mayoría de la Asamblea Nacional y gran parte del sistema judicial.

El principal actor en la seguridad pública es el policía nacional que arriesga su vida todos los días en desventaja contra las fuerzas del mal, por eso es de su interés que un buen proyecto de ley se apruebe con suma urgencia.

Según se conoce que en el nuevo proyecto se contemplará que solamente se emplearán las armas de fuego con munición letal cuando los medios de disuasión sean insuficientes, considerando algunas circunstancias como, por ejemplo: en defensa propia o de otras personas, en caso de riesgo inminente de lesiones graves o muerte y para evitar un delito que amenace la vida de los ciudadanos.

Pero igual que en el momento actual, con las nuevas reformas siempre la última palabra la tendrán los jueces, que como es conocido serían parte de la misma ideología que la mayoría parlamentaria.

La reforma judicial debería de ser total y urgente, el ambiente de zozobra e inseguridad actual nunca antes se había conocido, la delincuencia está preparada con armas letales de dudosa procedencia y un poderoso poder económico que lo sustenta, esto es solo el comienzo, luego vendrán las bombas, incendios, asaltos masivos a instituciones y empresas, los secuestros incluyendo a menores de edad, todo siguiendo los manuales y las instrucciones de los capos guerrilleros internacionales que circulan y tienen campamentos en nuestro suelo patrio.