Opinión

Solidaridad al hablar

Joel Yánez Macías

joeleljym@hotmail.es

@joeleljym

Opiniones van, opiniones vienen. Somos libres de pensar, escribir, hablar lo que queremos. Somos los primeros en hacer críticas de los demás. Pero ¿Cómo tomamos lo que otros dicen de nosotros?

Es el momento de empezar a razonar. Hay miles de personas que solo se “colocan” por decirlo así, a nuestro alrededor por conveniencia. Cuando logran su objetivo o surgen problemas se van así por así. Hay quienes nos critican buscando bajar nuestra autoestima, y quienes solo piensan en sí mismos.

Pero también existen personas bienintencionadas que aparentemente nos hacen un beneficio al darnos algún “consejo” según ellos. Pero lo cierto es que sus palabras pueden desanimarnos. El emprendedor, por ejemplo, se las juega con alguna idea que quiere plasmar; no faltara quien le diga que eso no va a funcionar. Si él lo escucha nunca alcanzara su meta.

El asunto no es solo ese. Nosotros también podemos convertirnos sin querer en sepultureros de sueños. Es por eso que debemos tener mucho cuidado cuando le hablamos a alguien. Si todos animáramos o fuéramos más amigos de verdad, quizá tendríamos un mundo distinto. Pero si podemos hacer algo que está en nuestras bocas, más que en nuestras manos. El saber usar bien nuestras palabras con el marco cordial del respeto y logrando que los demás no se desmayen o trunquen sus ideas, porque alguien no fue solidario al brindar buenas palabras.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.