Opinión

Soledad en la era de la comunicación

Joel Yánez Macías

joeleljym@hotmail.es

@joeleljym

Llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos, redes sociales virtuales, salas de charla… nunca ha habido tantos medios de comunicación al alcance de la mano. No obstante, en esta era de la comunicación de masas, muchas personas, tanto jóvenes como mayores, se sienten muy solas. ¿A qué se debe?

Los sociólogos John T. Cacioppo y William Patrick, que han investigado a fondo el tema de la soledad, citan un estudio que indica que “el incremento del uso de Internet aumenta la posibilidad de aislamiento social y depresión cuando el medio electrónico suplanta formas más tangibles de contacto humano” (Loneliness—Human Nature and the Need for SocialConnection [Soledad: la naturaleza humana y la necesidad de redes sociales]).

El acelerado ritmo de la sociedad moderna no fomenta en absoluto relaciones humanas afectuosas. Una sonrisa o el cariño de una mirada normalmente no se perciben por el teléfono ni en un mensaje electrónico.

Si lo anterior es cierto en el lugar de trabajo, aún lo es más en el hogar. Hay muchas familias que viven bajo el mismo techo pero ni comen juntos ni conversan. Los adolescentes de la casa tienen sus computadoras personales y viven prácticamente aislados. Es paradójico que a muchos de ellos los invada la soledad a pesar de tantos dispositivos electrónicos de comunicación.

Pero lo más complicado del caso es en realidad las consecuencias que de esto surge, pues la supuesta comunicación lo único que está produciendo es soledad. Es así como la soledad, lastimosamente, se ha convertido en una lacra social que desemboca en alcoholismo, compulsividad en el comer, drogadicción, promiscuidad sexual e incluso suicidio.

“Nuestras vidas empiezan a terminar el día que guardamos silencio sobre las cosas que importan.” ―Martin Luther King

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.