Economía

Socializan alternativas para la comercialización de maíz amarillo duro

Se invita a los productores maiceros para que puedan asegurar su cultivo

Loja. Productores maiceros del cantón Pindal de la provincia de Loja, participaron de la socialización de alternativas para la comercialización de maíz amarillo duro, actividad  a cargo del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de la Dirección Provincial de Loja.

Ramón Camacho, productor del cantón Pindal, indica que es un agricultor más de la zona, quien está agradecido por el apoyo brindado por el equipo técnico del MAG, por la asistencia técnica y capacitación en el l cultivo del maíz.

Además realizó algunos requerimientos para la comercialización del maíz, para que en las actividades de comercialización de la gramínea participen todos los productores tanto de asociaciones como productores independientes, dijo Camacho.     

Santiago González, técnico del MAG, manifestó que para la comercialización del maíz se lo puede desarrollar a través de los ocho centros de acopio que se encuentran instalados en la provincia de Loja, en los cantones Celica, Puyango, Zapotillo, Pindal, Chaguarpamba y Paltas. 

Las asociaciones que lideran los centros de acopio desarrollan procesos de comercialización de maíz con empresas de todo el país, por  ello los productores asociados o individuales tienen la opción de vender su producto a un precio y peso justo, dijo González.  

Gonzalo Chamba, técnico Zonal 7 del Proyecto AgroSeguro, dijo que en la reunión se despejaron inquietudes de los productores maiceros sobre la operatividad del seguro, cómo se encuentra el trámite de cada proceso presentado; se ha realizado el acompañamiento con cerca de 2.190 inspecciones en toda la provincia.

Se invita a los productores maiceros para que puedan asegurar su cultivo, porque se observa que año tras año, los efectos adversos al clima están afectando los cultivos, es importante que los agricultores asistan a las capacitaciones y formen parte del Proyecto AgroSeguro, argumento Chamba. (MAG/LA NACIÓN)