Opinión

Socialismo siglo XXI, cuesta abajo

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

Pocos días faltan para que la Presidenta suspendida de Brazil Dilma Rousseff se convierta en Ex. Por más que estire las manos no alcanzará su salvación, junto con su padrino Lula Da Silva reclamarán y aducirán  que son objeto de un golpe de Estado blando y de persecución política,  pero siendo tan evidente la pillería de nada servirán sus reclamos.

La histriónica ex Presidenta de Argentina, cabalgó tanto con la espada de Bolívar que desprestigió el socialismo-comunista, cambió su rumbo y ahora cabalga hacia el penal, su situación se complica más y la justicia la tiene acorralada por varias situaciones delictivas que ya se están descubriendo, con posibilidad que sea encontrada culpable.

En cambio en Venezuela Nicolás Maduro está contento por qué la salud del pueblo ha mejorado debido a la pérdida de peso de la mayoría de la población, pero él no entiende que la pérdida de peso es por la escasez de alimentos, el ingenio humano está funcionando y hacen su alimento favorito: las  arepas, de zapallo o remolacha y para imitar a la carne mechada fríen la cáscara de “cambure” que es como llaman al banano. Es tan fanfarrón que para celebrar el cumpleaños 90 del patriarca del mal, Fidel Castro, se movilizó con un séquito de 80 personas y en una semana se gastó $ 400 mil mientras su pueblo muere de hambre.

Bolivia tampoco se escapa, gracias al personaje de la telenovela rosa que no sabía que su novia laboraba y usaba carros de la Presidencia de la  República inaugura una escuela militar antiimperialista y falto de ingenuidad recurre a los viejos dichos de la revolución cubana como: “Patria o muerte”.

Pronto la historia sabrá juzgarlos y determinará qué está si fue la década perdida.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.