Opinión

SOBREPASADOS 

Ab. Luis Hidalgo Vernaza/Guayaquil.

 

 

La delincuencia ha sobrepasado todo control de seguridad y operativo que la policía pueda haber planificado no solo en Guayaquil sino en el país. Los actos delincuenciales de las últimas semanas así lo vienen demostrando. 

La situación económica, unida a la falta de trabajo y a la influencia de personas que han ingresado por la frontera principalmente de Venezuela huyendo de la miseria que se experimenta en ese país, ha elevado el tecnicismo en los asaltos, secuestros y sicariato. 

No se puede desconocer que el estado de ánimo del personal uniformado no es de lo mejor. Muchas fueron las situaciones que se vieron abocados a experimentar en un tiempo relativamente corto. Los desórdenes y vandalismo de octubre del 2019. Las vejaciones de desadaptados indígenas y correístas. La impotencia al no poder reaccionar ante los ataques. La falta de sanción por parte de la justicia y, por último, la censura a su máxima autoridad, la Ministra de Gobierno, desmotiva a cualquiera. 

Guayaquil está siendo reforzada con 500 policías adicionales a los 8000 que hay en la plaza. En buena hora, no obstante, el personal es foráneo y muchos desconocerán la ciudad y es posible que, hasta las costumbres, pero como dice el refrán:” Mal con ellos peor sin ellos”. Esperemos no sea solo por diciembre, mes difícil en cuanto a seguridad. 

Se anuncia la reapertura de La Roca, cárcel de máxima seguridad que nunca debió ser cerrada. El menosprecio al sector privado y al alcalde Nebot que fueron sus gestores, llevo al gobierno del tirano, a su clausura. Construida con las técnicas más modernas tenía como fin albergar a los 150 delincuentes más peligrosos, líderes de las bandas, con seguridad amigos íntimos de la gente de la revolución. 

No sería necesario que los proscritos del gobierno de Correa que hoy son llevados a la cárcel 4 en Quito, vayan a dicha infraestructura, se los puede poner en la Roca en celdas individuales y con las seguridades del caso. De todas maneras, si no se han sustraído todo el equipo de que disponía, podrían trasladar algunos y ponerlos en ese sí un precinto de máxima seguridad. 

La alcaldesa Viteri indico que los policías ya tienen el espacio donde pernoctar en sus horas de descanso. El lugar ha sido dotado por parte del sector privado de Guayaquil de cocinas, lavadoras, secadoras, planchas y demás utensilios. El material para el trabajo policial será comprado por el municipio, incluyendo camionetas y motos. Ahora solo falta aplicar la mano dura y sin contemplaciones. 

Por último, no hay que dejar de lado que en rio revuelto ganancias de pescadores, y los acólitos del tirano son especialistas en pescar en aguas revueltas. La campaña por las elecciones está a portas y cualquier situación de inseguridad será aprovechada.