Opinión

Situación económica

Antonio Aguirre Medina

antonioxaguirre@lanacion.com.ec

No es necesario ser economista con masterado en Estados Unidos o Europa, para entender que mientras el Gobierno del Perú emite bonos por $2.000.000.000 a 30 años plazo para colocarlos en el mercado internacional al 6.5% de tasa de interés anual y nuestro país también coloca en el mercado internacional papeles por $750.000.000 a solamente 5 años plazo con un interés del 10.5%.

Existe una diferencia desfavorable del 4% en el interés anual y 25 años en el plazo, seguramente se argumentará que las operaciones son diferentes y las condiciones no comparables entre sí.

La diferencia viene dada por el diferencial en el llamado riesgo país. Es decir, el indicador que mide la percepción que tienen los inversionistas sobre el riesgo de que un país no pague sus deudas. Mientras que Perú registraba un riesgo país de 178 puntos básicos, Ecuador a la misma fecha tenía un riesgo país de 847 puntos básicos.

En últimas declaraciones el señor Presidente comunicó que el país estaba preparado para soportar una baja de petróleo hasta $20 por barril. ¿Será acaso que tiene preparado otro correazo arancelario aumentando el porcentaje de las salvaguardias?

Cuando teníamos nuestra propia moneda todas las medidas económicas eran conocidas como paquetazo, pero como ya no tenemos moneda propia utilizan el correazo arancelario para diferenciarse de los mismos de siempre. A pesar de que se criticó a la vieja clase política de haber endeudado al país hoy estamos más endeudados que antes y todavía seguimos dependiendo en gran parte de las remesas de los migrantes que se encuentran en el puesto número 4 de ingreso de divisas al país.

De continuar así las cosas, el riesgo país de Ecuador continuará siendo el segundo más alto de Sur América después de Venezuela, lo que nos ubica entre los países más riesgosos de esta parte del mundo, coincidentemente los dos son productores – exportadores de petróleo y alineados al Socialismo Revolucionario del siglo XXI.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.