Actualidad

Sindicatos de Ecuador mostraron músculo en las calles contra ley laboral

Además de los gritos de reclamo, también se escucharon con fuerza tambores y pitos durante el recorrido.

QUITO. Los sindicatos de Ecuador que se oponen al Gobierno de Rafael Correa mostraron hoy músculo en las calles para protestar contra una ley laboral aprobada esta misma mañana en el Legislativo y que temen termine por precarizar el empleo.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la mayor central obrera del país, apoyada por grupos indígenas, médicos, militares en retiro, estudiantes y maestros, marcharon por las calles de Quito y otras ciudades para, también, plantear sus alternativas ante la delicada situación económica que vive el país.

Sin embargo, la consigna que parece haberse establecido como la principal es la de “Fuera Correa, fuera”, que muestra también el interés de los críticos por ver al mandatario y a su movimiento, Alianza País, fuera del poder.

Carteles con la leyenda “Correa, Ecuador exige tu renuncia” o “Me quitaste el derecho al trabajo” fueron portados por los trabajadores y ciudadanos que participaron en la manifestación en Quito.

La marcha recorrió las calles del centro colonial de Quito y, a diferencia de anteriores ocasiones, el oficialismo no concentró a sus simpatizantes en torno al Palacio de Gobierno, también situado en ese sector de la ciudad.

La Policía, también en reducido volumen a diferencia de otras ocasiones, custodió la marcha y algunas calles de acceso a la Plaza de La Independencia, donde se encuentra la Casa de Gobierno.

Además de los gritos de reclamo, también se escucharon con fuerza tambores y pitos durante el recorrido, que transcurrió de forma pacífica, como lo habían prometido los sindicalistas.

Llamó la atención la adhesión a la marcha de decenas de militares en servicio pasivo que también han criticado la gestión del Gobierno y que mantienen una pugna con el Ejecutivo por un asunto administrativo y financiero en torno al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa).

El dirigente sindical Pablo Serrano, durante la marcha, aseguró que “no habrá tregua (con el Gobierno) mientras pretenda seguir imponiendo un modelo de afectación a los intereses de los trabajadores y de los pueblos”.

En ese mismo tono, Roxana Palacios, presidenta de la Unión Nacional de Educadores (el sindicato del magisterio), sugirió al Gobierno declarar una moratoria de la deuda exterior del país para aplacar los problemas financieros que afronta la caja fiscal.

“Cinco años de moratoria de la deuda sí es posible”, declaró Palacios al tiempo de rechazar “todas las leyes que se han aprobado a espaldas del pueblo”, sobre todo la reforma laboral aprobada esta mañana en la Asamblea Nacional (Parlamento), dominada por el oficialismo.

El político izquierdista Alberto Acosta, un antiguo aliado del Gobierno y que ahora es un acérrimo opositor, aseguró a Efe que Ecuador vive actualmente un “momento político complejo” apuntalado por la crisis económica internacional y el “mal manejo del Gobierno” en el ámbito financiero.

“La aprobación de la ley laboral de la flexibilización laboral, que debería leerse como precarización laboral, es una clara demostración de que Correa quiere que la crisis la paguen los trabajadores y los sectores populares”, afirmó Acosta.

Para él, la única salida es la movilización y la unidad popular para defender los derechos sociales, aunque también para mirar de reojo a las posibilidades electorales en los comicios presidenciales de febrero de 2017.

“La próxima contienda también será en las calles”, ya que las elecciones son “solo una estación dominical” y no determinan la vigencia plena de la democracia, aseguró Acosta que, sin embargo, aseguró que los comicios también son un momento “importante” en la lucha popular. (EFE/La Nación)