Opinión

Sin prisa, pero sin pausa; la oposición prepara la toma de Caracas

Manuel Corao

Diario El Nuevo Herald de Miami

Para titular esta columna, la cual es previa a la fecha de concentración convocada por la oposición venezolana el venidero primero de septiembre en Caracas, para exigir al Consejo Nacional Electoral fijar la fecha para la recolección de firmas equivalente al 20 por ciento del padrón electoral, recordé expresiones que la historia no oficial de la pequeña Venecia acuñó al extinto presidente Eleazar López Contreras.

El andino López Contreras en 1935 sustituyó a Juan Vicente Gómez, quien fallece en el ejercicio del poder.

Para conocer su autenticidad apelo al refranero español, el cual muestra otras memorias populares de común uso en la Península Ibérica y que en América hemos heredado. Por ejemplo, “Vístanme despacio porque voy de prisa”, “No hay que correr, hay que llegar”, entre otras.

Analizado el proceso que confluye en la cita capitalina observo lo meticuloso y acertado de su organización.

En momentos retraídos sus dirigentes hacen temer el éxito del encuentro; pero hacia la meta de la jornada arrojados líderes sociales que en mutuos gestos de solidaridad acogen para sí los males de otros pueblos en loable proceder, avanzan triunfantes a la cabeza de mancillados ciudadanos.

La expresión castellana “Sin prisa, pero sin pausa” es un resumen de esta gesta que ya es gloriosa, cuando congregados en la “toma de Caracas” los venezolanos darán un ejemplo de civismo e inmenso amor por la patria y libertad para todos, que hará hincar de hinojos al más osado déspota si autoridad alguna se le ocurre reprimirla.

Los eternos enterradores de esperanzas por egoísmo al no conseguir el favoritismo de sus pares han intentado descalificar la marcha capitalina. Qué equivocados están los socios del mal vivir.

Es así como los estudiantes dan el primer paso y el miércoles 24 de agosto, previa convocatoria, manifiestan su apoyo a la reunión de inicio de mes.

Con este abreboca, la provincia camina en busca de la hora cero en la metrópoli que no es otra que el rencuentro en la cuna de Simón Bolívar para exigir la realización del referéndum revocatorio del mandato de Nicolás Maduro este año 2016.

Al grito de ¿quiénes somos?, estudiantes. ¿Qué queremos? Revocar. El grupo de jóvenes recibió el apoyo y benevolencia de vecinos y trabajadores a su paso por el bulevar de Sabana Grande, al ritmo de espontáneos cacerolazos cómplices.

“Aquí nadie tiene miedo”, es la expresión cual arenga que se le escucha a Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros de la Universidad Central de Venezuela, conforme reseña el diario El Nacional.

Al unísono las caminatas se multiplican desde los llanos, costas, empinadas montañas, mundiales caídas de agua, zona de cardones y tunas e inmensos lagos; mientras unidades sociales de acción junto a profesores magistrados y sindicatos se unen a la MUD.

Para el momento del cierre de esta columna 1,500 indígenas salieron para el centro del país desde la selva amazónica, sumando a su paso representantes de otras etnias como citadinos de diversas tendencias.

Especial nota merece el llamado “Padre por la Paz”, el sacerdote Ramón Bastidas, quien en arrojo particular parte de la confluencia del caudaloso Orinoco el lunes 22 para exigir a la Conferencia Episcopal una vigilia por la indetenible toma de Caracas.

Hasta los momentos los puntos de concentración designados por la MUD en la zona urbana son: inicio de la avenida Francisco de Miranda, cerca del Unicentro El Marqués en Petare, Distribuidor Santa Fe del municipio Baruta; la avenida O’Higgins, en la urbanización El Paraíso oeste caraqueño, Plaza Venezuela; Parque Cristal avenida Francisco de Miranda, y urbanizaciones Caurimare y Santa Mónica, sectores residenciales del sureste.

Henrique Capriles hace un llamado a los venezolanos en el exterior a concentrarse frente a consulados y embajadas de Venezuela a manifestar su solidaridad con el revocatorio y el acto constitucional del veinte por ciento que pretenden soslayar las rectoras del CNE.

Aun cuando por razones estratégicas se desconoce el lugar final de reunión, con la presencia de organismos internacionales se llevará a cabo una magna concentración pacífica en un lugar neurálgico del centro del poder, junto a personalidades demócratas de otras naciones.

 

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.