Deportes

Sin David Pizarro el Wanderers chileno recibe al Libertad paraguayo

 El que sí dirá presente será el delantero Carlos Muñoz, repatriado desde los Emiratos Árabes Unidos y que busca una nueva oportunidad de ser convocado a la selección de Chile.

SANTIAGO DE CHILE.  El Santiago Wanderers chileno recibirá este miércoles al Libertad de Paraguay en un partido de la primera fase de la Copa Sudamericana sin su principal figura, el internacional David Pizarro, a causa de una lesión.

Un pequeño desgarro en el isquiotibial del muslo derecho aplazó el debut del «Fantasista» con su club de origen, al que regresó después de una exitosa carrera en Europa, principalmente en Italia, quien retornó al equipo de Valparaíso, en el que se formó, para cumplir una promesa que hizo hace varios años.

El que sí dirá presente será el delantero Carlos Muñoz, repatriado desde los Emiratos Árabes Unidos y que busca una nueva oportunidad de ser convocado a la selección de Chile.

Muñoz ha sido importante en la reciente campaña del equipo porteño, que el pasado fin de semana derrotó a domicilio al San Luis (0-1), en la segunda jornada del Apertura chileno, con lo que llegó a cuatro puntos que lo tienen en el segundo lugar de la clasificación, compartido con el Palestino.

El técnico Emiliano Astorga se declaró sin embargo preocupado porque pese a los resultados ve que hay jugadores que no han llegado al tope de su condición física y futbolística y el partido ante Libertad es, a su juicio, «una instancia importante para Santiago Wanderers».

«Hace muchos años que el club no participa de la Copa Sudamericana, por lo cual en la parte anímica el equipo tiene que estar muy bien», opinó.

El Libertad, que llega por undécima vez al torneo, está en Valparaíso desde el lunes y se entrenó en la localidad costera de Concón unas horas después de su llegada.

Según Ever Almeida, el técnico del equipo guaraní, el Santiago Wanderers es un equipo «que trabaja bien su defensa con línea de tres. A veces intenta salir rápido y otras toca mucho la pelota y tiene un juego variado». (Efe/ La Nación)