Opinión

SIN AMBAGES PARA QUIEN DIRIJA EL SECTOR AGROPECUARIO

Ing. Agr. Pedro Álava González/USA

Es absurdo pensar que existiendo más de 1 millón de profesionales agropecuarios en el Ecuador no existan colegas capaces de ocupar el Ministerio de Agricultura y Ganadería. En el transcurso de toda mi carrera he podido valorar los esfuerzos económicos de miles de ecuatorianos que vienen y van dentro y fuera del país para lograr una excelente formación académica y de campo, y esto es digno de reconocerlo porque significa que el país posee una conciencia agropecuaria que debemos aprovecharla. El sector agropecuario requiere cada vez más profesionales que sean capaces de llevar adelante transformaciones eficientes, rentables, y sostenibles. Sin embargo, como dice aquel sabio adagio: No toda madera sirve para hacer cucharas.

Dicho esto, para aquellos que estén calificados me permito sugerirle lo siguiente: El primer paso que debe dar antes de aceptar esta designación es conocer si la actividad agropecuaria del país es verdaderamente una prioridad para el primer mandatario, en fin, conocer de antemano si usted coincide con el programa del gobierno y será apoyado presupuestariamente para cubrir todos los servicios que el MAG debe dar, y plena libertad para escoger a sus colaboradores si no es así, excúsese. Ahora bien, dada la importancia de la actividad agrícola y ganadera, la persona que sea invitada a ocupar el cargo del MAG debe conocer al detalle las técnicas y herramientas administrativas y tecnológicas.

A mi modesto juicio es vital que aquellos que se sientan capaces de aceptar este reto, piensen desde ya que una sola persona no hará nada positivo por el sector, por lo tanto, prepare su plan de desarrollo, pero incluya desde ya, al equipo de colegas que con la capacidad requerida compartan con usted esta responsabilidad y su visión hacia donde debe avanzar nuestro sector agropecuario, so pena de recibir con imposiciones colaboradores externos que en su mayoría son personas con otros guiones y sus profesiones riñen con el sector agropecuario y eclipsaran su gestión.

Por ejemplo, hoy me causa sorpresa que quieran que el MAG participe en la fijación de los precios de los alimentos pues es raro que el gobierno desconozca que nosotros manejamos esencialmente un sector “Primario” promovemos producción y finaliza con las cosechas; en lo posible facilitamos la movilización de cosechas y ahí termina nuestra responsabilidad, cuanta rentabilidad obtengan los productores con sus cosechas está en la habilidad de ellos de negociar sus cosechas siendo el libre mercado el responsable de esa actividad, para combatir la especulación de los precios de los víveres para ello existen los Intendentes de policía. Ideal sería que el MAG conjuntamente con el BNF asignen las fechas de siembra para la aprobación de créditos de ciertos productos para que así salgan al mercado cuando la demanda este insatisfecha, desafortunadamente en este gobierno el MAG ya no preside el Directorio del Banco y en la práctica al día de hoy, un BNF que nació en 1944 creado en base a políticas internacionales para ayudar y fomentar la inversión en agricultura, ganadería y la silvicultura en zonas subdesarrolladas muy vulnerables, hoy estas 2 entidades bailan cada una por su lado.

La desinversión actual en el sector mantiene el éxodo del campesino ante la falta de apoyo crediticio en estos sectores primarios, y hoy tienen los precios en perchas por las nubes, lucrándose exclusivamente el intermediario explotador y los super mercados en general. Ya se percibe la caída en la producción agrícola la cual traerá indeteniblemente el crecimiento de las importaciones de insumos para la industria productora de alimentos balanceados para la producción de pollos, huevos y animales de corral que son proteínas básicas para la alimentación e la mayoría de los ecuatorianos. Así digan lo contrario la desatención de la economía campesina ya se está reflejando en los demás sectores económicos y en estos yerros el narcotráfico encontró tierra fértil.