Opinión

Simone Biles

Eliana Cañizares

eliana.canizares@casagrande.edu.ec

Simone Biles es considerada la mejor gimnasta de la historia. Es la promesa de oro de Estados Unidos y del mundo, el ejemplo a seguir de muchas otras niñas gimnastas. Pero el anuncio de su retiro en medio de los Juegos Olímpicos cayó como plomo para los entusiastas del deporte.

¿Por qué se retiraría una campeona mundial en lo más alto de su carrera? Muchos no entienden la respuesta, o creen que no es lo suficientemente importante como para abandonar una competencia. Pero Simone Biles decidió que su salud mental era más valiosa que otra medalla, y tomó la iniciativa de hacer lo que era mejor para ella.

Esto causó todo tipo de comentarios en redes sociales, de personas que creen entender la presión que enfrentan los deportistas profesionales. La verdad es que como sociedad le tenemos muy poco aprecio a nuestra salud mental. Nadie hubiera dudado de Simone si la causa de su retiro fuera una pierna rota, pero como su problema no era físico, por alguna razón ya no era válido.

Sabemos que es importante ir al doctor para chequeos rutinarios, pero nunca vamos al psicólogo ‘porque no estamos locos’. Pensamos que mostrar debilidad nos condena al fracaso, en vez de verlo como una oportunidad de alejarnos de lo que nos hace daño y crecer.

Simone Biles le dio un ejemplo a millones de personas. Priorizó su salud mental a sus logros profesionales y demostró que está bien alejarse un tiempo, para quizás volver después con más fuerza