Economía

Sigue paralizado comercio en Rumichaca

Se estiman pérdidas diarias por mil millones de pesos en la frontera sur del país.

COLOMBIA/ECUADOR. Los 23 días del paro camionero en el país, que tiene paralizado el comercio por el puente internacional de Rumichaca, en la frontera colomboecuatoriana, deja pérdidas por 19.000 millones de pesos. El intercambio binacional entre ambos países está paralizado.

La Cámara de Comercio de Ipiales indicó que el paso de mercancías entre las dos naciones era nulo. La mayoría de los vehículos de carga pesada se concentró en Ipiales y en la exprovincia de Obando, al sur de Nariño. Alrededor de 400 tractomulas están inmovilizadas, sin generar ingresos para igual número de familias que dependen de esta actividad.

“La dinámica del comercio internacional se afecta por este paro y se evidencia en que la actividad del comercio internacional se ha reducido a casi la mitad”, dijo el director de la Cámara, Harold Delgado, quien calcula pérdidas diarias en la frontera de unos mil millones de pesos.

De acuerdo con el directivo, a los 17.000 millones de pesos que se han dejado de percibir por concepto de exportaciones e importaciones durante este paro se suman otros 2.000 millones que han dejado de percibir los hoteles, restaurantes, transportadores de pasajeros, tramitadores de documentos y almacenamiento y depósito de mercancías, negocios que mueven la economía fronteriza.

Por la parálisis en la frontera han dejado de pasar hacia el Ecuador materia prima para la industria textilera, cueros, electrodomésticos y productos de alta tecnología y a Colombia han dejado de ingresar desde el vecino país productos de primera necesidad como frutas, hortalizas, aceites y medicamentos.

“En las grandes bodegas y casi 12 almacenadoras que existen en nuestra ciudad los productos perecederos, atunes, conservas y gran cantidad de frutas se dañan con el paso de los días”, dijo el director de la Cámara, quien hizo un llamado al Gobierno Nacional y al gremio de los camioneros para que lleguen pronto a un punto de acuerdo.
“Y a que también construyamos la paz a través de conciliaciones que beneficien a aquellos sectores que se ven golpeados en sus intereses”, añadió.

La producción agrícola de la región también se ha visto afectada, muchos productores y cultivadores se han visto obligados a vender sus productos a precios muy bajos porque no tienen cómo despacharlos.(El Tiempo/Red. La Nación)