Realidades

Siete años de discreto silencio de Alfonso Díez, viudo de la duquesa de Alba

“No sé si he sabido decirte lo que te he querido, te quiero y te querré”. Estas fueron las palabras que acompañaban a la corona de rosas rojas que el tercer y último marido de la duquesa de Alba, Alfonso Díez, le ofreció a su mujer tras su fallecimiento en Sevilla, el 20 de noviembre de 2014. Este viernes 5 de octubre Cayetana Fitz-James Stuart y Alfonso Díez habrían celebrado su séptimo aniversario de boda. Díez, convertido en un discreto viudo que ha medido a cuenta gotas sus apariciones en público y sus declaraciones, está invitado a regresar el sábado al palacio de Liria, la gran propiedad de los Alba, donde Fernando Fitz- James Stuart se casará con Sofía Palazuelo. Una ceremonia que ha convocado a los representantes más importantes de la vida social española.

El viudo de la aristócrata siempre ha huido del foco mediático y se ha negado a hablar abiertamente de su relación. Este verano hizo una excepción y recibió a las cámaras en su casa, con un retrato de Cayetana de fondo. Lo hizo para hablar de la que fue su esposa en el programa de TVE Lazos de sangre. “Ella ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. No le gustaba hacer alarde de nada. Ayudaba a todo el mundo y cuando alguien salía a la luz para darle las gracias sentía apuro. No le gustaba vender la moto. Era muy generosa”.

Tampoco dijo nada cuando hace meses se habló de su amistad con la reina Sofía, un asunto que le incomodó, por incierto. Ya que la única relación entre ambos es de mera cortesía.

Díez no puso inconvenientes a la hora de repartir lo que restaba de la herencia de la duquesa de Alba. Un patrimonio difícil de tasar cuando hay por medio obras de arte, un lote que algunos expertos valoraron en más de un millón de euros. De esa cantidad debía salir una partida para Alfonso Díez, a quien el tiempo ha hecho justicia. Su matrimonio con Cayetana no engordó sus arcas como muchos pensaron. La aristócrata entregó casi todos sus bienes en vida a sus hijos.

EL PAÍS