Opinión

Si roban, roben bien…

Antonio Aguirre Medina / Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Un consejo mal sano de la distinguida e inmaculada asambleísta de Pachakutik, Rosa Cerda, movimiento político que aparentan ser la reserva moral de la patria cuando en realidad son una pequeña minoría que pregonando la moralidad (…) resultan ser más corruptos que la misma corrupción, en el que sus cabecillas y líderes de papel son grandes potentados terratenientes y ganaderos que se movilizan en avionetas privadas y manejan camionetas de alta gama, que como premio reciben jugosas dádivas anuales de ONG ‘ S internacionales.

Es tan audaz la asambleísta Cerda que le aconseja a sus coidearios y compañeros que justifiquen bien (todo lo robado), pero que no se dejen ver las cosas, que se supone es todo el producto de sus trafasías. Es una vergüenza para sus electores porque no practican lo que predican.

La asambleísta es una joven inexperta de 23 años que es Vicepresidenta de una Organización Indígena de la Amazonia, CONFENIAE, y como premio legislativo electoral es parte de la Comisión Legislativa del Derecho a la Salud y al Deporte.

Pobre país, al darnos cuenta de que en vez de avanzar el motor político anda en reversa rumbo al despeñadero, recuerdo el titular de  un conocido diario de Guayaquil, que decía en comienzo de su página principal: ROBEN, PERO NO TANTO, ahora una asambleísta hasta induce a proteger el dinero mal habido.

Como dijo el Loco que ama: “VIVA LA PATRIA»