Tecnociencia

Si llega la pandemia de gripe aviar, tendremos que taparnos los ojos

El último brote de gripe aviar preocupa a la OMS por su potencial para convertirse en pandemia. Por eso, las personas de riesgo deben tomar medidas como taparse los ojos. Estos son los motivos.

Los casos de granjeros infectados con gripe aviar en Estados Unidos siguen aumentando, mientras que los epidemiólogos de todo el mundo se mantienen muy atentos al transcurso de la enfermedad. El brote actual lo ha causado una cepa H5N1 muy virulenta, por lo que sería muy grave que llegase a extenderse entre seres humanos. De momento, puede contagiarse de animales a humanos, pero no de unos humanos a otros. Esto podría ocurrir si el virus muta y, en ese caso, podríamos estar ante la posibilidad de una nueva pandemia, como ya advirtió la OMS.

Por eso, es importante controlar su avance y, sobre todo, prestar atención a sus principales vías de contagio. Llama la atención que la mayoría de granjeros que han contraído la gripe aviar en las últimas semanas hayan desarrollado síntomas oculares, especialmente conjuntivitis. Todos ellos trabajaban ordeñando vacas. Eso, junto al hecho de que se han detectado concentraciones muy altas del virus en la leche cruda, lleva a pensar que se contagiaron durante el ordeño.

Posiblemente se tocasen los ojos con las manos manchadas de leche o incluso esta llegase directamente a ellos mediante salpicaduras. ¿Pero qué tan fácil es que el virus de la gripe aviar entre a través de los ojos?

Gripe aviar en la leche de vaca

Hace tiempo que se comprobó que había una alta concentración de material genético del virus de la gripe aviar en la leche de vaca. Inicialmente no se sabía si este estaría asociado a partículas virales activas. Sin embargo, cuando varios gatos de granja murieron tras beber leche cruda y se observó que estaban infectados con el virus, todo cobró sentido.

gripe aviar, insulina leche, vacas, contaminación por plásticos, brown and white cow on green grass field during daytimeLos lecheros pueden contagiarse mientras ordeñan por salpicaduras en los ojos. Foto por Alin Andersen en Unsplash

Sí que se ha visto que la pasteurización acaba por completo con los virus. La pasteurización, no el hervido. Este es otro motivo más para no beber leche cruda. Sin embargo, las personas que se encargan de ordeñar las vacas tienen algunos riesgos añadidos.

Es cierto que normalmente las ubres se desinfectan antes de empezar a ordeñar. No obstante, los aparatos empleados pueden no desinfectarse completamente, de manera que pasen el virus de unas vacas a otras. Mientras tanto, las salpicaduras de leche, incluso en forma de finos aerosoles, pueden entrar a través de los ojos de estos trabajadores, contagiándoles la gripe aviar.

¿Cómo entra a través de los ojos?

En realidad, que la gripe aviar cause conjuntivitis no es algo nuevo. Según cuentan en Scientific American, en 2003 hubo en aves de corral de los Países Bajos un brote de la cepa H7N7 que provocó 89 casos en humanos. De todos ellos, 78 de los pacientes desarrollaron conjuntivitis. Algunos ni siquiera tenían síntomas respiratorios. Está claro que los ojos humanos tienen receptores para el virus de la gripe aviar. Esto no solo significa que puede producir síntomas oculares. También indica que los ojos son una vía de contagio.

gallinas, gripe aviarEn 2003 ya hubo un brote en una granja de pollos que afectó a los ojos de los trabajadores. Crédito: Thomas Iversen (Unsplash)

El motivo reside en los que se conocen como receptores de ácido siálico. Los virus Influenza, no solo el de la gripe aviar, se introducen en las células a las que infectan a través de los receptores de ácido siálico. Estos difieren de unos animales a otros, de ahí que no tengan la misma facilidad para infectar distintas especies. En el caso de la gripe aviar, se ha visto que puede unirse tanto a los receptores humanos como a los de aves. Pero, lógicamente, se une más eficientemente a los de las aves.

El problema es que, al parecer, los receptores de ácido siálico de la membrana que cubre los ojos humanos se parecen mucho a los del sistema respiratorio de las aves. Por eso, se unen a ellos de una forma mucho más eficaz. Una vez allí, a través de las mucosas pueden descender hacia el sistema respiratorio, causando síntomas más graves.

Los granjeros necesitan EPIS

Ante la situación actual, se está planteando la necesidad de que los granjeros y lecheros en Estados Unidos usen equipos de protección individual (EPIS). Son importantes las mascarillas y los guantes, pero con este virus es especialmente relevante el uso de gafas protectoras.

Fuente:  HIPERTEXTUAL