Opinión

¿SERÁN RENTABLES LAS TELECOMUNICACIONES?

MBA. – Ing. Com. Oswaldo F. Noriega Medina

onoriega71@gmail.com

Repasemos algo de historia, si mi memoria no me engaña el 11 de mayo de 1994, durante la presidencia del Arq. Sixto Duran Ballén, el Ecuador entro a la era de las telecomunicaciones móviles (celulares), con dos empresas privadas Conecel (Porta) y Otecel (Cellular Power) que en la actualidad se las conocen como Claro y Movistar (nombre comercial), siendo American Móvil y Telecom España respectivamente sus dueños,

En esa época el Estado no le intereso invertir en telecomunicaciones móviles, no tuvieron visión (grave error), después de nueve años en Diciembre de 2003 durante el gobierno de Crnl. Lucio Gutiérrez Borbúa, se inaugura una empresa cuyo nombre comercial era Alegro PCS, empresa estatal cuyas acciones pertenecían las extintas Andinatel S.A. y Pacifictel S.A. (ahora CNT EP) y en pequeño porcentaje a Epata, pero en 9 años transcurridos las otras empresas privadas ya se habían posicionado en el mercado.

En la actualidad las compañías CLARO y MOVISTAR, tienen un mercado de más de 17 millones de líneas vendidas para el 2014, con una representación del 68,30% (denominada desde hace algunos años como empresa dominante del mercado) y 27,73% respectivamente, con un menor porcentaje de 3,96% la estatal CNT EP, todo esto a Octubre de 2014; de acuerdo a la Unión Internacional de Telecomunicaciones – UIT, quién nos indica que la penetración de telefonía móvil que no es otra cosa que el número de suscriptores  móviles por cada 100 habitantes incluidos suscripciones prepago y postpago, para Octubre 2014 alcanzara la tasa del 108,09%, es decir que por cada 100 habitantes hay 108 líneas telefónicas móviles (celulares).

En un mundo globalizado las telecomunicaciones son un negocio muy lucrativo, y en el Ecuador no es la excepción con apenas tres operadoras; se ha logrado dejar atrás y en obsolescencia en 20 años de servicio de las privadas a lo que se denomina telefonía fija, las mismas que tienen una penetración de apenas el 15,37% a Octubre de 2014, en pocas palabras se brinda el servicio a 108 líneas en razón de cada 100 habitantes en telefónicas móviles o mal llamada celular; en contrapunto, se instala 15 líneas en razón cada 100 habitantes en telefonía fija.  Es comprensible la gran diferencia debido a los costos de instalación mientras que en la telefonía móvil se coloca una antena especial con radio base que utiliza el espectro radioeléctrico como celdas de panal de abejas (de ahí su nombre), con todo lo que conlleva y con un valor agregado de la fácil portabilidad; mientras que en la telefonía fija hay que instalar la planta interna equipos, instrumentos, baterías de soporte, líneas de backups, centrales digitales, etc. y la planta externa que es la construcción de la canalización sea por cable de cobre, fibra óptica o antena, y la trasmisiones, etc., por tal motivo el servicio de telefonía celular ha crecido exponencialmente mientras que la telefonía fija ha tenido en los últimos años un crecimiento leve o paupérrimo (en comparación una con la otra).

Nuestra Asamblea Nacional  aprobó  en segunda instancia la nueva Ley de Telecomunicaciones, falta la sanción del ejecutivo; y, sí el enfoque es el cambio de mando, si antes era controlado y ejecutado por la Superintendencia de Telecomunicaciones supeditada al Congreso ahora Asamblea Nacional, se elimina esta figura y se dan mayores poderes representativos al Ministro de Telecomunicaciones y se crea un nuevo ente burocrático denominado Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (partes del ejecutivo).

¿Estos movimientos legales se harán porque las telecomunicaciones y sus diferentes servicios sean móviles o fijos, prepago o postpago, tv pagada o abierta, internet, etc. serán rentables?…  La respuesta es: “Claro que sí.”

En conclusión solo el tiempo lo dirá, si estos cambios de mando o reglas del juego, han sido favorables, en beneficio del pueblo ecuatoriano, en la calidad de servicio a los usuarios, en leyes que no atenten a nuestra Vigésima Carta Magna Oficial o escrito en otras palabras LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR.-

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor