Opinión

¿SERÁ PETRO, EL ALLENDE COLOMBIANO…?

Por: Mario Ponce Lavalle – Quito

El 7 de agosto de 2022, se cumplió la solemne y significativa ceremonia de investidura de Gustavo Petro Urrego, como nuevo Presidente Constitucional de la República de Colombia, nuestro país hermano y vecino por la frontera norte.

El economista y político Petro Urrego -quien también fuera un activo guerrillero del M-19- accede al poder de forma plenamente legítima, abalizado por su triunfo electoral en las urnas; y, por lo tanto, por decisión mayoritaria del pueblo colombiano, dueño y señor de su propio destino.

Mientras observaba la muy solemne ceremonia de investidura -impecable en lo formal y llena de simbolismos en lo político y espiritual, que no es menos importante, al tratarse de la democracia más sólida de América Latina- no podía dejar de pensar, si los múltiples símiles que se estaban dando frente a mis ojos, respecto de la investidura de aquel icónico Presidente Constitucional de Chile, de filiación marxista, Dr. Salvador Allende en noviembre de 1970, serían el presagio de un desenlace similar, del cual eran testigos de honor S.M. el Rey Felipe IV de España, y varios Presidentes de la región, incluido el nuestro, Don Guillermo Lasso Mendoza.

Las expectativas y políticas de cambio, con las que asume Petro, son mayúsculas; la evidente tirantez existente -más allá de las formas manifiestas en la presentación de honores al nuevo Presidente- con las FFAA y Policía, debido a que, su hoy Comandante, es el enemigo de ayer, está allí presente; la crisis de empleo, evidente en Colombia, empero sus buenos números de crecimiento y macroeconomía, pero a su vez, agobiados por la inflación, exponen un escenario muy incierto hacia el futuro…

En aquel Chile de hace más de 50 años atrás, los intentos de Allende de convertir a Chile en un paraíso socialista por la vía democrática terminaron en un cruento golpe de Estado, cuando la situación económica, y las condiciones de supervivencia del pueblo chileno, se tornaron inmanejables… La tutela abierta de Fidel Castro sobre Allende, término por ahogarlo.

¿La influencia de hoy, del Grupo de São Paulo y/o Grupo de Puebla sobre Petro, los llevará hacia lo mismo a los colombianos…?

¿Pasada la “luna de miel electoral”, cuál será el verdadero sentir de Petro, respecto de Maduro y su dictadura tóxica, hacia Colombia?

¿La política expresada por Petro, de gravar en alto grado al sector productivo colombiano, para transferir recursos a las clases desposeídas, tornará en inmediata fuga de capitales y “poner en ralentí” a la vigorosa industria colombiana? ¿Qué sucederá con el índice de inflación (el peor “impuesto” para las clases populares) y con el tipo de cambio Peso colombiano/dólar americano, hoy por hoy, ya en las nubes?

!Son todas estas, ¡preguntas vitales…! y bien sabemos los “mayorcitos” -que hemos visto bastante de la vida- que: Una cosa es con violín, ¡y otra es con guitarra…! que pasará en la realidad y en el futuro, bajo Petro?

En cualquier caso, el gobierno Petro, es también una incógnita para el Ecuador: ¿Cuál será la actitud del presidente Petro, respecto del narcotráfico -socio natural de los guerrilleros colombianos, a la vez, sus amigos y compinches? ¿Cuál será la política de lucha contra las drogas del gobierno Petro? ¿Cuál será la política del gobierno Petro, sobre seguridad binacional?

Es de imaginarse, que el presidente Lasso, haya puesto los puntos sobre las ies al respecto, pues sería lapidario para el Ecuador, tener un jefe de Estado vecino, laxo respecto de estos temas, o peor aún, proclive a socapar a los delincuentes… ¿no es así?

En lo personal, soy MUY ESCÉPTICO de que, pasadas las mieles de la investidura, el gobierno Petro pueda traer el bien a Colombia, y a la relación bilateral con el Ecuador…

El, es miembro activo del Foro de São Paulo, es un exguerrillero marxista… y está decidido a efectuar esos cambios, y la película de este tipo de “mesías”, los ecuatorianos ya la hemos visto…y además, la vivimos durante 10 largos y obscuros años…

¡Veo un negro futuro para Colombia! -y para el Ecuador también- y espero sinceramente, estar equivocado…por el cariño que guardo hacia el país donde me formé profesionalmente… donde tengo amigos y familia a los que quiero…

La sombra de Allende, se me proyecta en el horizonte…