Opinión

SER O NO SER.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Enorme disyuntiva creada en la obra Hamlet, de William Shakespeare, que sigue siendo una cuestión de decisión entre situaciones contrapuestas, por ejemplo: Entre existir o no existir, vivir o morir, estar o no estar, decir verdades o seguir mintiendo, ofrecer y no cumplir.

El actual gobierno está ubicado en el reverso de la historia y sus actuaciones por lo general están en contra de la corriente normal y se ubica en el lugar equivocado, que siempre es el menos recomendado.

Estamos en la cuenta regresiva. Faltando pocas horas para que culmine su primer año en el ejercicio del poder y, poco ha cumplido con sus ofertas de campaña, que en un balance social los perjuicios suman más que los beneficios.

Estamos al borde de una guerra civil en que la delincuencia organizada y el narcotráfico están ganando la batalla en situaciones advertidas con anterioridad, que todos los días pasa la factura con pérdidas de vidas a compatriotas de la Costa, Sierra, Oriente y posiblemente dentro de poco en la Región Insular.

El cambio de Ministros en áreas conflictivas soluciona los problemas momentáneamente por pocas semanas, hasta que la narco delincuencia vuelva a tomar el pulso a un estado incapaz de detener las equivocaciones que se están haciendo costumbre.

Su credibilidad en este momento no está en capacidad de aguantar ninguna de las reformas Constitucionales que proponga, debió haberlo propuesto al comienzo de su periodo, en el actual momento lo que pudo hacer, resultaría tardío.