Opinión

SER MALO

Henry Silva Viteri/Guayaquil

En Ecuador es mal negocio ser honrado y bueno, si actúas dentro de la ley llevas las de perder; el negocio es ser malo, corrupto, ladrón, sinvergüenza, drogadicto, violador, asesino, correista, estafador, traficante, en fin andar por el camino chueco porque si tratas de hacer las cosas bien, todo el peso de la “justicia” caerá sobre ti y acabarás tus días o baleado en media calle o en la cárcel sin medidas cautelares como las que gozan los delincuentes que hasta el Gobierno del Encuentro los está sacando de la cárcel; pero a la gente que actúa bien le encuentran un delito y lo sentencian con todo el rigor de la ley.

Esto ocurre gracias a la herencia maldita que nos dejó la Bestia 666 Correa durante la década podrida en la que todos los vicios y males pasaron a ser buenos y el comportamiento correcto era malo, vimos y seguimos viendo que en todos los niveles de la sociedad ahora impera el mal comportamiento, se ha incrementado el narco tráfico, el negociado de la venta de cargos públicos, la corrupción, en el Antro ahora mandan los esbirros de la Bestia 666 acolitados por los enloquecidos por el poder y el dinero del PSC, los indígenas sumisos de Pachacutik y los vendidos de los diferentes partidos políticos.

Escandalosamente la “justicia” ecuatoriana acaba de cometer un delito grave en contra de un servidor de la ley, el oficial de policía Santiago Olmedo que el día 11 de junio de 2021 caminaba por las calles de Riobamba cuando vio que dos delincuentes intentaban asaltar a un menor de edad y lo amenazaban con armas de fuego poniendo en peligro su vida, el oficial Olmedo intervino y los ladrones huyeron siendo perseguidos por el oficial de policía, al llegar a la esquina y los pillos subidos en la moto procedieron a dispararle al policía quien uso su arma de dotación en defensa y abatió a los delincuentes.

Esto fue suficiente para que la “justicia” actuara inmediatamente a favor de los delincuentes apelando al uso excesivo de la fuerza por parte del oficial Olmedo y haber “violado” los derechos de los delincuentes, la fiscalía no tardó ni dudó un instante y lo acusó de haber hecho uso excesivo de la fuerza, no uso progresivo; no sé si estos “imbéciles” administradores de la “justicia” esperaban que los delincuentes asesinos acabaran con la vida del oficial para que este haga uso progresivo de la fuerza.

Y comenzó a funcionar la injusticia correista, la fiscalía lo acusó y los jueces corruptos no dudaron en enero de 2022 sentenciarlo a 3 años de cárcel alegando que el oficial Olmedo se había extralimitado en el uso la fuerza, debía pagar una multa de $ 4250 y $ 10000 para las familias de cada uno de los delincuentes, claro, como se quedaron sin fuente de ingresos el oficial tiene que mantenerlos, parece un cuento, pero es real.

El señor Lasso se indignó de lo que resolvieron los jueces corruptos herencia de la década podrida y dijo que daría todo su apoyo al oficial Olmedo, el abogado del acusado de haber abusado de la fuerza contra los dos “angelitos” abatidos apeló la sentencia y la “injusticia” ecuatoriana decidió aplicar una sanción más fuerte, lo condenó a 13 años de prisión y el pago antes decidido.

Esta sentencia de la “justicia” ecuatoriana es un claro mensaje para quienes son servidores de la seguridad ciudadana, claramente están diciendo “señores policías cuando vean un asalto o cualquier acto delincuencial miren para otro lado o pagarán las consecuencias” y también un mensaje de apoyo a la delincuencia ya que se sentirán seguros de que la policía no actuará contra ellos o irán directamente a la cárcel.

En el Antro los sirvientes de la Bestia 666 deben estar felices viendo que sus jueces condenan a un oficial que cumplía con su deber, todos estos vagos y sinvergüenzas “antroístas” deberían ponerse a trabajar para corregir los errores que nos dejaron en el sistema judicial, además se debe revisar el asunto de los derechos humanos, las organizaciones que manejan este tema solo ven los derechos de delincuentes y terroristas, los que no pertenecemos a ese “gremio” no tenemos derechos.

No nos queda otra alternativa que hacernos malos para tener derechos, apoyo de la “injusticia” y podríamos hasta llegar a ser ministros del Gobierno del Encuentro que tiene entre sus colaboradores a algunos demonios de la corte de la Bestia 666.