Opinión

SEQUIAS

Ing. Agr. Pedro Álava González. M.Sc

Desde U.S.A. para La  Nación de Guayaquil, Ecuador.

Determinar cuál es más perjudicial las inundaciones o las sequias, depende del contexto específico y de los factores que se consideren. Las inundaciones tienden a tener impactos más inmediatos y visibles, afectando directamente la infraestructura y la vida humana de manera repentina. Por otro lado, las sequías tienen efectos más prolongados y pueden afectar de manera más severa la agricultura, la provisión de alimentos la disponibilidad de agua y la salud a largo plazo. En última instancia, ambos fenómenos son extremadamente perjudiciales y su impacto varía dependiendo de la región, la preparación y la resiliencia de la comunidad afectada.

Las sequías son el resultado de una combinación de factores naturales y humanos que interactúan de manera compleja. Comprender estas causas es crucial para desarrollar estrategias efectivas de mitigación y adaptación que puedan reducir el impacto de las sequías en las comunidades y los ecosistemas. Ahora bien, mientras la secretaria del agua no sea separada del ministerio del medio ambiente, los recursos hídricos del Ecuador seguirán siendo mal utilizados y en las condiciones actuales, sin un plan, no cumplen ningún rol importante para el desarrollo hidráulico del país, en efecto, la falta de políticas adecuadas en la gestión del agua, ha permitido un descontrol abusivo que hoy se lo vive no solo en los niveles de contaminación sino en una sobreexplotación de los recursos hídricos de forma escalofriante. El país no puede ignorar la importancia de este recurso natural dejando inconclusa importantes obras hidroagrícolas que son la infraestructura más elemental para la conservación y distribución del agua.

El cambio climático acompañado con el sobre calentamiento global tienen un impacto directo en las alteraciones del clima y si a eso se le suman Los fenómenos climáticos El Niño y La Niña que afectan las precipitaciones en varias regiones del mundo, el futuro escenario para nuestro agro se volvería desastroso. El Niño puede causar condiciones secas en algunas áreas y lluvias excesivas en otras. Las variaciones en la circulación atmosférica, como la Oscilación del Atlántico Norte (NAO) o la Oscilación de Madden-Julián (MJO), pueden influir en las precipitaciones.

En el manejo técnico del riego de un cultivo, el concepto de una sequía se lo aplica cuando los volúmenes de evapotranspiración potencial del cultivo son mayores a los volúmenes de precipitación, pues bien, si esto ocurre, la falta de lluvias provocara mayores estiajes en nuestras fuentes de agua para riego sean estas aguas subterráneas extraídas de un pozo o aguas superficiales; cuando esto pasa, caerán sus niveles de bombeo y nos obligara a modificar nuestras alturas de succión incrementándose su carga dinámica total (TDH); y nos obliga a modificar eficientemente el manejo del riego a nivel de finca.

De hecho, tendremos que corregir nuestro plan del riego permitiendo un abatimiento mayor en los niveles de reposición de la humedad del suelo ya sea espaciando los intervalos de las frecuencias de riego y/o regando menos horas cada ciclo, uno vez realizados estos ajustes, es imperante, el patrullaje diario de los cultivos para observar si estos cambios están afectando la turgencia de las hojas en nuestros cultivos pues de esto depende la firmeza de la planta para evitar cambios fisiológicos que reduzcan su producción.

Una sequía es un fenómeno que usualmente trae períodos prolongados con condiciones climáticas secas, con precipitaciones muy por debajo del promedio, que resultan en una escasez de agua. El calentamiento global está estrechamente relacionado con un aumento en la frecuencia y severidad de las sequías.

Es menester enfatizar que otros países también son impactados negativamente por estas sequias; verbo y gracia, en el centro Sur del Estado de Washington, USA, la cuenca de Yakima atraviesa un verano seco y potencialmente devastador para los productores que podrían verse obligados a cerrar sus negocios. El administrador del Distrito de riego ROZA localizado en la cuenca de YAKIMA, afirma que están operando en el filo de la navaja, pasando de pérdidas significativas a la calamidad.

El pronóstico de suministro de agua es del 47% según la oficina de control y es el más bajo desde el 2015 durante la última sequia severa. Cada punto porcentual del suministro de agua que bajan, son cuatro días de tiempo de funcionamiento, y una caída del 2% recortara ocho días de la temporada. El Distrito de riego de ROZA cubra más de 72.000 acres (+-29.000 hectáreas) de granjas que cultivan frutas, uvas de vino, lúpulo, maíz y otros más. Tiene unos 160 kilómetros de largo, por lo que es un Distrito largo y delgado geográficamente, el problema para ROZA, es su condición de Distrito Junior de derechos de agua, lo que significa que no es el primero en obtener el agua disponible y posee un litigio de aguas junto con otro Distrito de riego el KITITAS desde hace 43 años que les recorta más de la mitad del suministro.  En fin, las sequias están acabando con los negocios de muchos agricultores en la zona a tal punto que el Departamento de Ecología del Estado de Washington está aceptando solicitudes de los productores afectados para compensar una pequeña parte de sus pérdidas.

En el Ecuador ya hemos vivido lo que ocurrió en el sector de la presa Mazar, La escasez de lluvias afecto la generación de energía hidroeléctrica; las sequías pueden devastar los cultivos, reducir la producción agrícola y aumentar los precios de los alimentos, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria. Sin una gestión eficiente del agua, no habrá la planificación que debería iniciarse, Implementando programas de educación para fomentar el uso eficiente del agua en hogares, industrias y agricultura.

En momentos de escases severa del agua, El uso de aguas residuales tratadas puede ser una opción práctica sostenible y beneficiosa si se maneja correctamente, considerando las regulaciones y medidas de seguridad adecuadas, pero requiere precauciones para proteger la salud humana y el medio ambiente, es una opción que otros países como Israel, Florida y Arizona ya lo tienen en práctica con mucho éxito en aplicaciones no potables.

Es crucial para el riego agrícola, que el agua residual haya sido tratada adecuadamente para eliminar patógenos, metales pesados y otros contaminantes y es recomendable, evitar la utilización de riegos por aspersión.

El tratamiento debe cumplir con las normas y regulaciones locales e internacionales para el riego agrícola excluyendo siempre a cultivos hortícolas y vegetales de ingestión inmediata que no requieren cocción.

El riego con aguas residuales tratadas puede ser una solución sostenible en áreas con escasez de agua, pero requiere precauciones para proteger la salud humana y el medio ambiente. Estos son algunos cultivos que pueden ser regados con aguas residuales tratadas: Algodón, Girasol, Caña de azúcar, Tabaco, Lino, árboles para biomasa (como el eucalipto o el álamo), Caña de azúcar para biocombustibles, Maíz para bioetanol. En fin, inclusive cultivos para pastoreo y forraje como la Alfalfa, Sorgo forrajero, Pastos y gramíneas, que consumen altos volúmenes de agua y en eventos de sequias, el uso humano es prioritario, así como la sostenibilidad alimentaria.

El Almacenamiento y gestión de recursos hídricos para enfrentar una sequía es muy importante, siendo la construcción anticipada de embalses y presas colinares algunas de las soluciones más efectivas para la gestión del agua en regiones de mucha lluvia por su capacidad para almacenarlas y controlar la erosión y así, mejorar la disponibilidad de agua para la agricultura y el consumo humano en tiempos de crisis. Recuerde que almacenar las aguas previsivamente mediante la construcción de estas obras de infraestructura, son una herramienta valiosa para el desarrollo sostenible en estaciones secas y son inversiones muy inteligentes y útiles que nos permiten almacenar las aguas durante los periodos de abundancia y liberarlas durante las sequías.

Debemos paralelamente coordinar con el MAG para impulsar una agricultura sostenible desarrollando con el INIAP cultivos que sean más resistentes a las condiciones de sequia

Mediante la Innovación y empleo de nuevas tecnologías como la CRISPR; implementar estas estrategias es más rentable a corto plazo para no vernos obligado a importar alimentos para cubrir la seguridad alimentaria en déficit.