Opinión

Sentimientos de año nuevo.

Dra. María Delia Aguirre Medina

mdaguir@yahoo.com

Cada fin de año sentimos la necesidad de hacer nuevas cosas y que todo empieza nuevamente. La palabra cambio resuena en nuestra mente y estamos dispuestos a enfrentar nuevos desafíos. Hacemos muchas promesas, unas económicas de logros o restricciones que tendremos que hacer, de relaciones que queremos mejorar o terminar y otras que son las más importantes y son las promesas espirituales;  es decir, las que enriquecen nuestro espíritu y nos llevan a sostener la paz, armonía y tranquilidad, que nos ayudan a mantenernos felices con lo que somos y con lo que hemos logrado.

Promesas de terminar con alguna debilidad que no nos agrada,  como la ira o el resentimiento y que sentimos que nos causa dolor cada vez que nos acordamos; o en otros casos algún sentimiento como la alegría o la disciplina,  que la vemos en otros pero que aún no logramos,

En este nuevo año simplemente recordemos estas cosas:

Que no hay mal que por bien no venga.

Que si pasa algo malo hay que estar seguro que es para evitar algo peor.

Que cada uno tiene lo que se merece en el tiempo preciso.

Que en el mundo nada es fácil ni gratis

Y por último que más rápido se coge al mentiroso que al ladrón y que tarde o temprano la verdad es la que brilla.

Feliz año 2015

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor