Opinión

SENSEI: EL ORIGEN Y SIGNIFICADO DE LA PALABRA

Autor desconocido.

Colaboración de Patricia Aguirre de Martire / Guayaquil.

 

En el siguiente texto voy a mencionar y explicar algunos de los más populares.

Una de las palabras más comunes y famosas en las artes marciales que indica un título específico es, sin duda, la palabra sensei.

El título sensei se traduce comúnmente como «maestro», aunque literalmente la palabra tendría otro significado: una persona que nació antes, es decir, una persona que nació espiritualmente antes que otros, o más bien, una persona que conoce la vida (una que ha ido antes).

La palabra japonesa sensei se compone de dos palabras: «Sen» – antes y «sei» – vida.

La palabra sensei es relativamente nueva, comenzó a usarse en Japón a principios de 1960 (la palabra es generalmente conocida y aceptada), primero en artes marciales (alrededor de 1945-1950 en ju-jutsu, judo, aikido, karate) y más tarde en 1968 (cuando fue incluida por primera vez en el diccionario japonés) la palabra comenzó a usarse como un término de respeto, indicando el título para una variedad de hombres eruditos.

Por lo tanto, el título de sensei se utiliza ahora no solo para maestros, sino también para médicos, psicólogos, farmacéuticos, abogados, ingenieros, periodistas, así como para muchas otras profesiones aprendidas y respetadas.

La palabra, así como el título «sensei», a menudo se asocia con la filosofía Zen.

En el budismo Zen se asume que una persona que conoce la vida y tiene mucha experiencia, tiene un sentimiento como si renaciera.

La palabra «sen-sei» proviene de la palabra india «sen-an» (sen ani), que se usó como nombre para el líder (la persona que actuaba como líder o líder guerrero) de la casta india de guerreros nobles – kshatriyas.

Su característica principal era la capacidad de liderar, es decir, ser el líder de otros miembros de esa noble casta guerrera.

Se esperaba que mostraran gran valor, resistencia, sentido de la justicia, generosidad, buena diplomacia, así como un deseo de proteger a los más débiles, ya sea de la injusticia o de la muerte.

Las personas que llevaban tal título tenían que estar dispuestas, si era necesario, a sacrificar sus vidas en defensa de sus subordinados.

También se esperaba que mostraran una lealtad excepcional hacia sus subordinados.