Opinión

SEÑOR MINISTRO DE FINANZAS

 

 Por Econ. Marco Flores T.

marcoflores27@hotmail.com

 

 

  1. El déficit fiscal no es causa de la crisis económica que vive el país sino su directa consecuencia. Nada se arreglará si no se enfrentan y solucionan las causas que la originan antes que sus consecuencias. Usted se ha centrado en financiar el déficit.
  1. Causa principal es el gasto público excesivo, insostenible, producido por un Estado ineficiente y desproporcionado y usted señor ministro no se ha centrado en reducirlo para que guarde una sana y necesaria relación con el tamaño de la economía (PIB). Es imperativo no confundir la causalidad entre gasto público excesivo y déficit fiscal, éste es el orden correcto y no al revés.
  1. La causa es también su equivocada y recesiva conducción económica que además casi ha paralizado la inversión directa del Gobierno en momentos en que la economía se deprime, rompiendo ritmos y tiempos, abiertamente contraria al actual ciclo económico contractivo que exige su inmediata reactivación para propiciar crecimiento (PIB). Precisamente lo contrario de lo que usted viene haciendo.
  1. Las 3 principales evaluadoras internacionales de riesgo crediticio, bajaron recientemente la calificación de Ecuador de estable a negativa. Esto significa que los acreedores y los mercados dudan de que la situación fiscal del país le permita pagar su deuda oportunamente y vuelve la consecución de nuevos financiamientos un proceso agobiante para el país y para usted mismo, complejo y costoso, porque la política económica no ofrece resultados mínimamente confiables.
  1. Es evidente que hay exceso de gasto y no tributación insuficiente, subir el IVA va en dirección contraria a lo imprescindible, acuérdese de lo que usted mismo decía en sus tiempos de dirigente gremial. La perdida de competitividad productiva es un hecho que no ha cambiado.
  1. Es necesario reducir el déficit fiscal y no sólo financiarlo. Pero además hay que reducirlo con base en fuentes permanentes y no temporales. No hacerlo así equivale a esconder la basura bajo la alfombra. No se solucionará la crisis económica si no se reactiva el crecimiento económico y el empleo, resolviendo las causas que la producen.
  1. Usted señor Ministro ha venido dirigiendo la economía en contravía y la está llevando al colapso, agazapado bajo el silencio de buena parte de los medios de comunicación y de sus boletines y comunicados oficiales que aparecen destinados a aplaudir ante el gran público una gestión que contradicen los indicadores económicos.
  1. La factura de la crisis fiscal no pueden pagarla ni las familias ni las empresas. La variable de ajuste tampoco pueden ser los sueldos y la productividad sino el gasto excesivo. Observe ritmos y tiempos en la conducción económica y reduzca razonablemente el gasto corriente excesivo y el de capital que no sea social y económicamente eficiente, obtenga así el fondeo inicial para también reducir ciertos impuestos y eliminar otros que harán que mejore la productividad y se dinamice la actividad económica.
  1. Mire lo que está ocurriendo en la República Argentina a pesar del gigantesco salvataje fiscal del FMI y elabore un plan de reactivación para la economía ecuatoriana pero hágalo en la dirección correcta de manera que conjugue apropiadamente, responsabilidad fiscal y crecimiento económico, porque no no son incompatibles como usted simplemente supone. Es hora de hacer buena economía y la buena economía comienza por decir la verdad.

 

 

 

Enero 12 de 2019