Ciencia

Señales de salud o enfermedad en la lengua

Cuando éramos niños nos enseñaron que mostrar la lengua es de mala educación

ESPAÑA. Dicen que los ojos son el reflejo del alma… y la lengua entonces es el espejo de la salud (o la enfermedad). Desde hace cientos de años, los médicos ayurvédicos examinan la lengua de sus pacientes para determinar si sufren de alguna dolencia en particular. Las tres partes, según esta medicina tradicional, son: vata (raíz), pitta (medio) y kapha (punta). El color y la textura de la lengua nos puede decir si estamos sanos o enfermos.

Esto se debe a que este músculo que nos permite apreciar el sabor de las comidas es una extensión del estómago y podemos ver entonces cómo es nuestro estado gástrico o estomacal. Tiene miles de terminaciones nerviosas y cada una (o varias) se asocian a diversas partes del cuerpo.
Tu lengua está saludable si es suave, flexible, sin grietas y se mantiene ligeramente húmeda, es decir, no produce más o menos saliva de la necesaria. Esto significa que gozas de una buena salud.
La capa blanca que aparece por encima de la lengua es normal, siempre y cuando sea fina. Más que con la enfermedad, esto se relaciona con la higiene y limpieza al cepillarnos los dientes. Presta más atención a lavar la lengua como corresponde.

No hace falta ser un médico ayurvédico para determinar si estamos incubando una enfermedad o tenemos un problema de salud. Podemos analizar dos cuestiones muy importantes de la lengua, el color y la textura, para saber cómo es nuestro estado general:
Como se decía antes, la lengua saludable es la de color rosado. Si es de un tono rojizo oscuro, indica que hay inflamación en el cuerpo y hasta puede ser una señal de un tipo de cáncer. Si la lengua es amarronada o decolorada es porque se fuma mucho. El rosado intenso puede ser por fiebre escarlata (o escarlatina).

Si la lengua está pálida quiere decir que nos faltan nutrientes y los niveles de hemoglobina en sangre son bajos. Si la película blanca es muy gruesa puede ser por hongos (candidiasis) o secreción desequilibrada de bilis hepática. Si la capa blanquecina solo está en los laterales, puede deberse a una enfermedad en los pulmones. Y si el tono es amarillento, indica colecistitis.

Para que esté saludable, como se ha indicado, la lengua tiene que mantenerse húmeda y lisa. Pero atención, que la falta de textura puede estar mostrando anemia o deficiencia de hierro. Si hay manchas en la parte superior es porque la persona es vulnerable a las alergias. Los granos o llagas hablan de un consumo excesivo de azúcares refinados, grasas o proteínas.

Cuando está seca es un signo típico del estrés (también puede deberse a demasiada mucosidad en el organismo, anemia o diabetes). Si la lengua se inflama mucho las razones pueden ser varias, por ejemplo, acidez, estreñimiento, diarrea o gastritis crónica. Si las papilas gustativas son planas (en vez de texturadas), indica un desorden intestinal. (Internet/ La Nación)