Internacional

Semana decisiva para situación de la detenida Fujimori en Perú

Perú inició una semana intensa en la que se decidirá si la detención preliminar de diez días de la dirigente neoliberal Keiko Fujimori se prolonga, en un contexto de crispación política y marchas por diversos objetivos.

La jefa del partido Fuerza Popular (FP), cuya bancada congresal mayoritaria presiona por su libertad, fue arrestada el pasado miércoles por un plazo que expirará el viernes próximo, siendo previsible que el implacable fiscal José Pérez pida su prisión preventiva por 18 o 36 meses.

Los pronósticos anotan la drasticidad del juez de la causa, Richard Concepción, quien mandó encerrar por largos meses al expresidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, por presunto lavado de activos, el mismo cargo que enfrenta Fujimori.

Abogados penalistas han señalado además que la detención preliminar es el preludio de la preventiva y la propia abogada de la detenida, Giuliana Loza, admitió que es posible que el fiscal solicite la nueva medida.

Trascendidos del ministerio público añaden que Pérez tendría como sustento de la prisión preventiva, confesiones de participantes en la operación de ocultamiento de un aporte clandestino de un millón de dólares a la campaña electoral de Fujimori de 2011.

Una de las involucradas, Patrizia Coppero, admitió desde la clandestinidad su participación y dijo a una televisora que está dispuesta a confesar, aunque pide no ser apresada.

En ese marco, el fiscal Pérez pidió ‘medidas de protección para mi persona y mi familia’, debido a que internautas anónimos que defienden a Fujimori han difundido la dirección de su casa, lo que consideró preocupante.

Pérez es atacado constantemente por legisladores de FP y comentaristas de prensa afines, y ha manifestado públicas discrepancias con la continuidad del fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, defendido por la bancada parlamentaria fujimorista.

Entretanto, los parlamentarios de FP Héctor Becerril y Luz Salgado anunciaron una marcha por la libertad de su líder, a quien 75 por ciento de los peruanos consideran culpable, según una encuesta de la empresa Ipsos difundida en el fin de semana.

De otro lado, la Confederación General de Trabajadores alista dos jornadas de marchas, el martes y el miércoles, por la disolución del parlamento de mayoría fujimorista y por la convocatoria a una asamblea constituyente, así como de apoyo a la detención de Keiko Fujimori.

Organizaciones de derechos humanos y otras no gubernamentales convocaron para el martes una marcha contra una ley que da libertad a presos adultos mayores, con el fin de impedir que el expresidente y padre de Keiko, Alberto Fujimori, vuelva a prisión por la anulación judicial de su indulto, por ilegalidades.

La movilización, de la CGTP fue decidida ante la acción de la mayoría congresal fujimorista, de sabotaje a una serie de reformas políticas promovidas por el presidente Martín Vizcarra, aunque las consideran limitadas, por lo que pide una constituyente.

En medio de la crispada situación, el mandatario recibió un significativo apoyo social, al aumentar su aprobación de 45 a 61 por ciento, según Ipsos.

agp/mrs

PRENSA LATINA