Actualidad

Seis mafias internacionales tienen nexos en Ecuador

La muerte de un extranjero en Guayaquil llamó la atención de la Policía Internacional (Interpol). La información de esta agencia alertó que el hombre de origen albanés era uno de los cabecillas más importantes del tráfico de drogas a Europa y parte de Asia.

Su historial criminal estuvo tan oculta que en Ecuador no había antecedentes ni tampoco era requerido por la justicia. Por eso, los uniformados indican que caminaba libremente por las calles de Guayaquil. De hecho, la noche de su muerte estaba en un restaurante del norte de la ciudad. Allí fue interceptado por sicarios que lo acribillaron con más de 20 disparos.

Ahora, las investigaciones señalan que el hombre era uno de los nexos que tienen las mafias albanesas y rusas en Sudamérica.

La presencia de estas macroorganizaciones delictivas se han detectado en los últimos años en Colombia, Ecuador y Perú. Agentes antinarcóticos confirman esta realidad y señalan que son emisarios enviados por los capos de las mafias para gestionar rutas, proveedores y toda la logística de transporte y envío de cargamentos.

La Policía de Colombia también tienen informes relacionados a estas organizaciones. Los investigadores de ese país indican que, desde el inicio de la pandemia, los narcos colombianos cuadriplicaron la producción de cocaína, que abrió nuevas conexiones con mafias de todos los continentes. También se recuperaron otras alianzas que datan de los años 80 y 90.

De allí que Ecuador juega un papel importante en el envío, pues es uno de los países de paso de las cargas de alcaloides. Por eso la Policía, en 2021, se incautó de más de 210 toneladas de droga, la cifra más alta en la historia del país.

Los cuerpos de Inteligencia han descubierto que detrás de esos cargamentos no solo están las mafias colombianas y mexicanas. Organizaciones de Centroamérica y Brasil también figuran en los datos.

De hecho, los reportes oficiales de Rehabilitación Social señalan que en Ecuador hay al menos 3 330 extranjeros detenidos de más de 14 países. La mayoría fue apresada por delitos relacionados a drogas o actos delictivos.

En 2021, la Policía detuvo a integrantes importantes de las mafias. Uno de ellos fue Brayan Rodríguez, supuesto miembro del cartel mexicano de Sinaloa, en noviembre pasado en Quito, requerido por Estados Unidos.

Su extradición se aprobó el 13 de enero. Agentes de antinarcóticos indicaron a este Diario que su captura se realizó bajo un seguimiento de inteligencia y cruce de información con Estados Unidos.

En diciembre, la Interpol también registró en sus sistemas el asesinato de otro ciudadano albanés en Samborondón. La fundación internacional InSight Crime recogió parte de los hechos y en un reporte señaló que el extranjero también era nexo de las mafias europeas y asiáticas.

“El atractivo de Ecuador se inscribe en una tendencia más general en la que se usan los puertos del país para embarcar enormes volúmenes de cocaína hacia Europa”, señaló la fundación. De allí que informes internacionales indican que estas organizaciones también tienen células dedicadas al sicariato y asesinatos bajo en cargo.

De hecho, parte de esas pequeñas agrupaciones se han establecido en el sur de la ciudad. La disputa de territorios ha generado que los niveles de violencia se incrementen hasta tal punto que en Guayaquil este mes se cuenten más de 70 crímenes, el doble de enero de 2021.

La reciente balacera en los Guasmos, que dejó cinco muertos, se generó por la guerra de bandas aliadas a carteles mexicanos y europeos. Por eso, la Policía ha iniciado un fuerte resguardo policial en 28 zonas consideradas críticas en Guayas. Parte de la estrategia de seguridad es fortalecer los cuerpos de Inteligencia para detectar a los nexos y cabecillas de las mafias internacionales.

El tráfico de drogas y el sicariato no son los únicos negocios ilegales que las mafias internacionales tienen en Ecuador. La Policía ha levantado informes sobre bandas de Europa que han emprendido en el lavado de activos, tráfico de ­migrantes y usura.

Por ejemplo, en octubre pasado, los agentes detuvieron en Manabí a dos ciudadanos rusos que eran requeridos por la Interpol. En Ecuador los extranjeros armaron una empresa inmobiliaria con bienes en Manta y Quito. Así in­gresaban dinero ilegal de otros países para blanquearlo.

La Unidad de Análisis Financiero también fue parte de esta investigación. La entidad, en los últimos meses, ha rastreado más personas de otras nacionalidades con mo­vimientos inusuales.

El Comercio