Ciencia

Seguridad en internet y grado de prudencia de los internautas

Un experimento revelador muestra hasta qué punto el nivel de prudencia de cada persona mientras realiza actividades en internet influye en el grado de seguridad del que disfrutará allí.

EE.UU. Es obvio que contar con un buen antivirus y un sólido cortafuegos es imprescindible para lograr un buen grado de seguridad en internet. Pero, ¿influye mucho la actitud personal de cada usuario?

El equipo de Anthony Vance, Bonnie Anderson y Brock Kirwan, de la Universidad Brigham Young (BYU), en Estados Unidos, así como David Eargle, de la Universidad de Pittsburgh en el mismo país, llevó a cabo un experimento con alumnos universitarios para entender mejor cómo se enfrentan las personas a los riesgos de seguridad en línea (online), incluyendo el malware (programas intrusos que recopilan información del usuario sin su permiso, o que realizan otras acciones indebidas).

Para el estudio, los investigadores preguntaron primero a los participantes cómo se sentían respecto a la seguridad online. Después, en una tarea aparentemente no relacionada, les dijeron que utilizaran sus propios ordenadores portátiles a fin de entrar en un sitio web para clasificar imágenes de Batman como animadas o fotografiadas. (Se dijo a los estudiantes que su proyecto de clasificación de imágenes estaba siendo usado con el propósito de comprobar la precisión de un algoritmo de ordenador para hacer el mismo trabajo.)

A medida que los participantes se movían a través de las páginas de imágenes, aparecían aleatoriamente señales de aviso indicando problemas de malware con el lugar al que estaban accediendo. Si ignoraban el mensaje suficientes veces, eran “hackeados”.

Muchos de ellos fueron presa del pánico cuando la pantalla de su ordenador portátil mostró lo que parecía una incursión informática exitosa de un hacker, o más bien cracker, que les anunciaba que su ordenador estaba ahora bajo el control del atacante y que ya podían despedirse de su contenido. Sus reacciones desesperadas, como apagar el ordenador o desconectar la conexión a internet demostraban claramente que entonces sí eran conscientes del peligro, mientras que antes no le daban la debida importancia.

Por fortuna para los estudiantes, nada malo había ocurrido realmente, y no se borró nada de sus ordenadores. Pero podría haber ocurrido.

El experimento ha demostrado que bastante gente dice que se preocupa de mantener seguros sus ordenadores, pero a la hora de la verdad se comportan de otra manera, en esta ocasión haciendo caso omiso de las alertas sobre la presencia de malware en las páginas visitadas.

“Muchas personas no se dan cuenta de que son el eslabón más débil en la seguridad de su ordenador”, reflexiona agudamente Kirwan, quien también destaca que los sistemas operativos que utilizamos tienen mucha seguridad interna y por tanto la forma común para un hacker de conseguir el control de nuestro ordenador suele ser conseguir que hagamos algo que le sirva de agujero por el que infiltrarse. (Internet/ La Nación)