Opinión

SEGUNDO ORO PARA EL ECUADOR EN JAPÓN

Antonio Aguirre M./  Guayaquil.

antonioxaguirre@gmail.com

 

Alegría sin igual para un país desangrado por la corrupción, que todavía sigue tan campante a pesar de los múltiples ofrecimientos de este gobierno para combatirla.

El oro olímpico logrado por una joven oriunda del Oriente Ecuatoriano, específicamente Shell, está demostrando la gran valía deportiva de una deportista alejada de los tradicionales polos deportivos como son: Quito, Guayaquil y Cuenca.

Según denuncias de ex deportistas de élite, así como también de los actuales, se están conociendo varias irregularidades cometidas en los últimos años que si se hubieran logrado perfeccionar el Ecuador hoy en día podría ser considerado como una potencia deportiva Latinoamericana.

Como parte del quehacer diario y como para no perder la costumbre, todo tipo de corrupción continuará navegando en la nave del olvido.

Con toda seguridad cuando regresen los deportistas Olímpicos vendrán los ofrecimientos de rigor con sus fotografías en todas las poses posibles, que a las finales se perderán en el espacio del tiempo que inexorablemente continuará con su marcha indetenible hasta la próxima competencia en la que nuevamente vendrán las ofertas del oro y el moro en promesas que no se realizarán por considerarse exageradas, vanas o sujetas a la inmoral e impune corrupción.