Ciencia

Seguimiento de cáncer de piel durante los 5 años logra detectar recaídas

Dos de cada diez pacientes con cáncer de piel no melanoma presentaron un segundo cáncer y, de estos, el 44% se detectó en los 2 años posteriores.

ESPAÑA. Un estudio de la Universidad de Sevilla (US) en colaboración con el Hospital Universitario Virgen Macarena confirma la importancia del seguimiento en el cáncer de piel. Los resultados indican que dos de cada diez pacientes diagnosticados con un cáncer de piel no melanoma presentaron un segundo cáncer y, de estos, el 44% fueron detectados en los dos años posteriores al primer diagnóstico.

En el estudio se ha seguido durante una década a casi mil pacientes diagnosticados en este hospital entre los años 1998 y 2000 y se ha comprobado que los tres primeros años son claves para detectar otra lesión cutánea, disminuyendo a partir de entonces la probabilidad anual de un segundo cáncer cutáneo no melanoma, que transcurridos cinco años se reduce a la mitad. “Es importante hacer un seguimiento del paciente durante los cinco años posteriores a sufrir el primer cáncer de piel no melanoma porque así detectaremos precozmente el 78% de los segundos cánceres”, defiende la profesora Adoración Nieto, autora junto a David Moreno, Javier Domínguez y Juan José Ríos.

Estos cánceres son tumores malignos de la piel diferentes a los melanomas. Aunque estos dos tipos de cáncer de la piel son los cánceres más frecuentes, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) señala que afortunadamente no representan más del 0,1% de las muertes debidas a cáncer. Suelen aparecer en personas de piel clara que han estado expuestos durante mucho tiempo al sol.
Ambos tumores se tratan con métodos locales (criocirugía, radioterapia, escisión simple) con muchas posibilidades de curación en la mayoría de los casos. Su diagnóstico y tratamiento precoz es importante para mejorar los resultados terapéuticos. En el caso de las personas que han sufrido un melanoma cutáneo que se suele manifestar por cambios en el tamaño, forma, color, bordes o evolución de un lunar ya existente, el Grupo de Epidemiología del Cáncer de la Universidad de Sevilla señala que en Andalucía el aumento del número de casos en la última década se acompaña de su detección en fases más tempranas.

Los investigadores aseguran que no hay una diferencia estadísticamente significativa entre hombres y mujeres, pero sí que es menos frecuente que se produzca en mujeres, “quizás porque tras sufrir una primera lesión se cuidan más que los varones”. Aunque el riesgo de melanoma aumenta con la edad, una característica de este cáncer es la elevada proporción de casos que se diagnostican en menores de 40 años. Los pacientes mayores de 60 años y aquellos cuyas lesiones se localizan en las extremidades muestran un mayor riesgo, estadísticamente significativo, de un segundo cáncer cutáneo no melanoma. (Internet/ La Nación)