Economía

Sectores productivos y de la construcción aún evalúan pérdidas luego del paro

Sectores productivos y de la construcción no creen que se produzca una alta recuperación en los meses que faltan para que termine el año.

A más de dos meses del paro nacional protagonizado por la dirigencia y las bases de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) entre el 13 y 30 de junio de 2022, los sectores productivo, empresarial y de la construcción todavía evalúan las pérdidas.

La Cámara de Comercio de Quito (CCQ), y la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) no creen que se produzca una alta recuperación en los meses que faltan para que termine el año.

Miguel Ángel González, presidente de la Cámara de Guayaquil, y del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), puso de relieve que las ventas a escala nacional crecieron en alrededor del 1,5% en el mes de junio, y que, si la movilización indígena no hubiese ocurrido, las ventas se habrían incrementado en el 4% interanual en ese mes. Ahora, las pérdidas en ventas bordean los $826 millones para el sector productivo.

El paro de actividades también representó una disminución de la velocidad de crecimiento de las ventas. En medio de este complejo escenario, el sector pone su confianza en los próximos feriados nacionales (del Dia de los Difuntos, Independencia de Cuenca, en noviembre; y las festividades de Navidad y Fin de Año, en diciembre).

González augura que esto permitiría un crecimiento de dos dígitos durante este año. Bajo estas consideraciones estiman que las ventas podrían crecer en el 9%.

‘Falsa estabilidad’
Miguel Rossignoli, empresario en el área de intercambio de bienes, importación y comercialización de productos nacionales, alertó que no solo se siguen contando las pérdidas producto del paro, sino que están en frente de una “falsa estabilidad”, que de una u otra manera se ha logrado después del paro.

En los últimos días, representantes de varias compañías se reunieron para analizar la reactivación de esas pérdidas como un riesgo hacia el futuro lo que genera una pausa o un freno a la inversión proyectada, señaló. “Si por ejemplo se perdió 100 mil dólares en el paro, eso ocasiona que yo tenga que volver a invertir dinero para reactivar la producción, pero con el riesgo de que después de 90 días (que terminen los diálogos) pueda pasar algo similar. La falta de inversión ocasiona que el mercado tampoco se expanda y no se genera empleo ideal”, agregó Rossignoli.

El 80% del conglomerado empresarial está constituido por las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), y nuevos emprendimientos que no cuentan todavía con un gran patrimonio, y que tampoco tienen cómo presupuestar las pérdidas porque carecen de capitales de inversión.

“Los paros de actividades terminan por colocar a estos sectores una lápida encima”, expresó Rossignoli . Una empresa es considerada PYME cuando posee entre uno y 250 empleados, aunque esto puede variar también según su nivel de facturación.

Últimos meses del año
Juan Rivadeneira, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Quito, recordó que la paralización de 18 días produjo una caída importante de las ventas interanuales respecto de junio de 2021.

“De alguna forma se ha recuperado en julio, pero esos días, a la comunidad empresarial y productiva en general le significó enormes pérdidas, y lo más probable es que no se sabe si se podrán recuperar en los meses que quedan para que finalice este año”. (SC)

“Que no afecte la dinámica”
Aunque el sector empresarial continúa evaluando las pérdidas, tiene la expectativa de que en las mesas de diálogo en las que participa el Gobierno con los representantes de la Conaie, Feine y Fenocin se llegue a buen término para evitar más afectaciones en la dinámica del sector productivo.

Miguel Ángel González puso de ejemplo que en las mesas no deberían establecerse mecánicas de fijación de precios que, en lugar de ayudar, perjudican el desarrollo empresarial.

Por el contrario, subrayó que el enfoque de las mesas debería enfocarse en establecer una hoja de ruta que permita potenciar el crecimiento, bajar costos y mejorar la competitividad de manera que se logren cumplir los objetivos comunes. “Desde el Comité Empresarial Ecuatoriano estamos prestos a brindar apoyo, soporte técnico e incluso participar de las mesas de diálogo con el objetivo de llegar a un consenso donde todos ganemos”, señaló.

Más de 770 millones de dólares en pérdidas calculó el Comité Empresarial por el paro de 18 días, y el comercio fue el más afectado a escala nacional con egresos en ventas por cerca de 400 millones de dólares. “Los empresarios somos resilientes e intentaremos cubrir las pérdidas económicas”, aseguró González.

‘No hay obra pública’
Leopoldo Ocampo, presidente de la Cámara de Industria de la Construcción, ve con preocupación el futuro del sector porque aún no se evidencia una propuesta de reactivación de la construcción, considerando que se trata de un sector que dinamiza la economía y que históricamente a aportado al Producto Interno Bruto (PIB) con el 10%, pero tras los sucesos de junio el porcentaje ha bajado al 6%.

Advirtió que la única reactivación se ha dado por un esfuerzo del sector privado en el área inmobiliaria. Sin embargo, puntualizó que del 100% del sector de la construcción, el aporte privado solo se estima en un 20%. El restante 80% (constructores medianos, pequeños) tiene relación con la obra pública. “Pero esto ha sido bajísimo y casi nulo por parte del Estado”.

 

 

 

 Diario La Hora