Economía

Sector empresarial en contra del impuesto a las herencias

El sector empresarial de Ecuador manifestó su firme oposición contra el nuevo impuesto a las herencias propuestos por el presidente Rafael Correa.

GUAYAQUIL. “Mi trabajo es para mis hijos”, con esta frase gran parte del sector empresarial del país muestra su desacuerdo con las propuestas de cambios normativos como el impuesto a las herencias que fue enviada a la Asamblea Nacional el pasado viernes por parte del presidente Rafael Correa, lo que prácticamente garantiza su aprobación.

En el mensaje, el organismo – que reúne a más de medio centenar de cámaras empresariales – agregó que “el éxito y la generación de riqueza no deben ser castigados”, en referencia a dicho proyecto.

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, expresó que todo comerciante trabaja para dejar un legado sea grande, pequeño o mediano, por lo que considera que el proyecto de Ley no se ha discutido y eso mantiene preocupado a dicho gremio.

“Se piensa que solamente se va a afectar a un grupo pequeño y preocupa, la mayor cantidad de la gente trabaja para sus hijos, no para dejar la plata al gobierno. Esto no es cuestión de números, es tema de conceptos, es el mensaje a la ciudadanía, va a venir un impuesto a la plusvalía, aumento en la salida de divisas”.

Conjuntamente el titular de la Cámara de Comercio de Guayaquil también expresó que “pretender subir impuestos en un fracaso de la creatividad y es una desconexión con el sentir de las familias y las empresas. Que la mayoría de las empresas sean familiares no es algo malo, es algo bueno, son esas empresas familiares quienes generan la mayor cantidad de empleo, ojalá todas puedan crecer para ser grandes”.

Según Arosemena, es importante que más gente cada vez se pronuncie, hay que perder el miedo a lo que expresamos, la gente siente indignación, es un año difícil. “En el tema de la herencia hoy en día más de una docena de países han eliminado el impuesto a la herencia, incluyendo Noruega y Suecia, es un impuesto que no tiene razón de ser”.

“¿Cuánto dinero es suficiente?, ¿Cuántos impuestos más vendrán?, ¿Qué más va a venir? un impuesto a la plusvalía, al patrimonio, a la salida de divisas, son mensaje que la gente que emprende no los quiere escuchar, lo que la gente quería es una suerte de pausa normativa tributaria, y de alguna manera este proyecto de ley tira por el lavadero el diálogo público-privado. Pretender crear más impuestos es un fracaso de la creatividad, y es una desconexión con el sentir de las familias y las empresas”.

Mientras que el presidente alterno de este mismo entre, Miguel Ángel González, enfatizó que la riqueza no solo se redistribuye, sino que se crea, señalando que esta medida no es saludable, recalcando que la posición de los comerciantes es “no atacar a los que hemos generado riqueza”.

Por su parte, Patricio Alarcón, presidente del Directorio de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) aseguró que el hecho de que se haya implementado la opción de pagar el impuesto que se genere con acciones a los trabajadores es pedir que “regale el patrimonio que le ha costado al empresario”.

El empresario, insistió en que esta medida atenta contra la creación de la riqueza, la familia y la empresa en el país. Sin embargo, el mandatario ecuatoriano dijo en la sabatina que “3 de cada 1000 personas reciben una herencia de $50. 000 mil”. (DO/La Nación)