Economía

Sector de transporte denuncia millonarias pérdidas por “paro armado” de ELN

Según el comunicado, más de 21.000 personas han tenido problemas para movilizarse en el territorio colombiano debido a esta acción armada.

BOGOTÁ. El “paro armado” que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) comenzó este domingo ha dejado pérdidas por cerca de 570 millones de pesos (unos 166.500 dólares) para el sector del transporte terrestre en varios departamentos colombianos, informó hoy el gremio.

La Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre Intermunicipal (Aditt) alertó en un comunicado sobre las pérdidas económicas que está dejando la parálisis parcial de ese servicio ante el “paro armado” de 72 horas del ELN, segunda guerrilla colombiana.

Al menos 40 empresas de transporte intermunicipal se han visto perjudicadas en diez departamentos del país entre los que se encuentran Arauca, Norte de Santander, Chocó y Nariño, que han sido los más afectados por la acción del ELN, agregó la información.

Según el comunicado, más de 21.000 personas han tenido problemas para movilizarse en el territorio colombiano debido a esta acción armada.

“Es urgente que el Gobierno nacional diseñe políticas de seguridad y amplíe la cobertura de las pólizas al 100 % de los perjuicios económicos causados por los actos terroristas” dijo el presidente de la Aditt, José Yesid Rodríguez.

En los “paros armados” la guerrilla suele restringir el desplazamiento de vehículos por carreteras y la movilidad de las personas en horas de la noche, amenazando con ataques a quienes transiten por las vías de una determinada región.

El ELN decidió este “paro armado” para conmemorar el 50 aniversario de la muerte del “cura guerrillero”, Camilo Torres Restrepo, quien cayó en su primer combate contra el Ejército colombiano, cuatro meses después de abandonar la sotana para irse con este grupo armado.

Dos auxiliares de Policía fueron asesinados ayer por miembros del ELN en Bocas de Satinga, municipio del departamento de Nariño, un día después de asesinar a otro en Otaré, caserío que hace parte de Ocaña, la segunda ciudad del departamento de Norte de Santander. (EFE/La Nación)