Opinión

SECRETOS DE ESTADO

Henry Silva Viteri/Guayaquil

Hay un mal que lo padecen todos los que llegan a ocupar la presidencia de un país, no sólo aquí sino en todo el mundo; este mal se llama SECRETO DE ESTADO que es usado cuando los mandantes exigimos a los que pusimos en la presidencia que nos rindan cuentas.

En la década podrida el Secreto de Estado fue usado para ocultar los robos y corrupciones cometidas por la horda correista que hasta el momento sigue incrustada en la estructura estatal y en el antro, el Secreto de Estado fue usado para realizar negociados multimillonarios, desvanecer glosas además para ocultar la salida del dinero robado a paraísos fiscales en aviones del estado pilotados por la fuerza aérea.

En diciembre del año 2019 se inició el negociado más escandaloso y criminal del planeta en el que están involucrado casi todos los gobiernos del mundo quienes arrogándose poderes que no los tienen y cumpliendo órdenes de mafias que crearon en un laboratorio de Wuhan en China un virus para eliminar a una buena parte de la población mundial para con una campaña a base del miedo desinformaron y crearon el caldo de cultivo de las multibillonarias ganancias de las “farmafias”.

A Mameluco Correa no le tocó vivir la pandemia del COVID 19 porque el robo y negociados hubieran acabado con los ecuatorianos y el país, pero nos dejó el virus de la corrupción y las drogas que nos tiene postrados y sin “vacuna”. Y ahora le tocó el turno al Gobierno del Encuentro que siguiendo las órdenes de las “farmafias” no sabemos cuántos millones de dólares se han gastado en el medicamento experimental usado y que ha violado la Constitución y los acuerdos internacionales de los que somos firmantes.

Primero les mintió a los ecuatorianos diciendo que el medicamento experimental inmunizaba, luego que no inmunizaba solo protegía y por último a través de la Ministra Vacuna le metió el cuento a la gente que se podía contagiar pero que los síntomas serían leves, como se le estaban quedando las “vacunas” y se le iban a caducar obligó a través de la correista María Brown la asistencia presencial a clases para que 2’000.000 de niños se “vacunen”.

El Gobierno del Encuentro no ha respetado la libertad de opinión al no permitir que los que no están de acuerdo con el medicamento experimental tengan acceso a los medios de comunicación “serios”, atenta contra el derecho de los ecuatorianos a la libre movilización exigiendo un carnet de “vacunación” ahora que los “vacunados” están contagiándose con carnet completo pueden movilizarse y contagiar a los no contagiados.

Y ahora que los mandantes le exigimos al Gobierno del Encuentro que nos diga cuanto se ha gastado en la compra, distribución e inoculación del medicamento experimental la ministra Vacuna nos sale con la excusa usada por los que tienen que ocultar algo, que no puede dar esa información porque es SECRETO DE ESTADO y si le preguntamos que tiene ese medicamento experimental es otro Secreto de Estado.

Y tenemos otro Secreto de Estado y está relacionado con la lucha contra los Carteles de la droga, con fanfarrias Guillermo Lasso anunció la compra de un radar y dio la ubicación, este radar iba a detectar a las narco avionetas; enseguida las mafias correista protestaron y buscaron evitar que se colocará el radar; como las mafias sabían dónde estaba y a pesar de estar vigilado por la Fuerza Aérea después de 12 día de funcionamiento fue saboteado y puesto fuera de servicio.

Cuando nosotros los mandantes exigimos información del famoso radar resulta que esa información no se la puede dar porque es SECRETO DE ESTADO. Vamos a ver cuántos secretos de estados más nos llegarán.