Opinión

Se hacen los locos…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Resulta, en efecto, una conducta inmoral y cínica, la de todos los políticos, que en campaña electoral ofrecen todo un plan de ofertas, trabajo y metas. Los elegidos se hacen locos, los idiotas, y hasta preguntan: ¿quién fue el estúpido que dijo eso?

Es inconcebible, por ejemplo, que habiendo reducido el expresidente Moreno el universo de burócratas en casi un 15 %, su sucesor, el banquero torpe y bocón de Guillermo Lasso Mendoza, de 420 burócratas, haya contratado casi 50 burócratas más, en 900 días de atracos, lleves, ofertas incumplidas, denuncias de corrupción y otras felonías…

Más de mil millones de dólares nos han costado las travesuras en pago de sueldos, sólo en ese rubro por parte de Lasso. Ahora, con Noboa Azin, se incrementan, sin razón alguna, mil millones de dólares más en el presupuesto general del Estado, por pago de salarios a los servidores públicos…

Con esa mentalidad tan generosa, qué irresponsable, ¿me gustaría saber si en sus empresas, ellos las tienen cargadas de servidores ineficientes, vagos, pipones, que les merma sus ganancias y utilidades? … Con toda seguridad, los otros accionistas y/o familiares los van a insultar y reclamar: estás loco, ¿qué te pasa? Si quieres regalar la plata con tantos empleados innecesarios, sácala de tu bolsillo o utilidades, pero crear una carga a la empresa, no lo vamos a tolerar. Peor permitir…

Y como ellos, hemos tenido toda clase de locos, la mayoría bien rateros y cínicos, bailarines y cantantes atorrantes, muñecos acosadores de mujeres y hombres, que practican además ese nuevo deporte nacional, el de exigir parte del sueldo de quienes contratan, con el cuento de aportes para los partidos y movimientos políticos, si quieren conservar los cargos…

Hacerse los locos o desentendidos, no escuchar, hablar y mirar desde las alturas, el valle de miserables en que estamos convertidos, por culpa de estos irresponsables, figuretis y bastante pillos, no puede seguir instituido como normal y permitido en un país de mendigos y carenciados.

Necesitamos escoger bien a los próximos mandatarios y asambleístas, el sólo hecho de que sean funcionarios de altísimo nivel en la Asamblea, personas inmorales, vacunadores, concubinas, propietarias de cabarets y chongos, es una bofetada a la moral, dignidad, y nos estigmatiza como pendejos lujuriosos y burros…

Y acá nosotros también nos hacemos los locos, tolerando tanta inequidad, atracos, engaños, porque son guapos, bonitos e increíbles…

Ya es tiempo de tomarnos las instituciones y exigir que trabajen los vagos e ineficientes, desaparezcan las instituciones improductivas, destituyéramos por cualquier medio a los locos y ladrones, o declaremos al Ecuador país de masoquistas, mendigos, pendejos y locos.
Semper Fi.