Economía

Se espera más oferta de pitahaya ecuatoriana en EE.UU.

«Esperamos que la oferta aumente hacia finales de mes o la primera semana de febrero, si el tiempo lo permite», afirma José Roggiero, director general de Freshway Produce. Señala que la oferta de pitahaya blanca procedente de Ecuador ha sido escasa últimamente debido a las condiciones meteorológicas. «Ha estado nublado desde principios de año y eso afecta a la maduración de la fruta en los campos. Históricamente, durante esta época del año hemos visto volúmenes ligeramente mejores. Pero con esta situación, han sido bajos».

Aunque la última cosecha importante de pitahaya amarilla de Ecuador terminó a mediados de diciembre, la próxima semana comenzará una nueva cosecha en Palora, Ecuador. «Y esperamos que dure unas tres o cuatro semanas», explica Roggiero.

Como Ecuador es el principal país que envía producto a Estados Unidos entre enero y mayo, no es de extrañar que las plantaciones hayan aumentado allí, según Roggiero. «A veces no se tienen en cuenta las frutas exóticas porque su oferta puede ser inconsistente. Esperamos que el aumento de la oferta de Ecuador y la posibilidad de que otras zonas de producción de Centroamérica y Sudamérica exporten a EE. UU. (como Perú, Nicaragua, Colombia) puedan ayudar a equilibrar todos estos vacíos que estamos viendo en el mercado», dice, señalando que las oportunidades de promoción de la pitahaya comenzarán a mediados de febrero y durarán hasta marzo.

Aumento de las plantaciones ecuatorianas
En Ecuador, en los últimos años, se han plantado más de 1.000 hectáreas de pitahaya blanca y más de 2.000 hectáreas de pitahaya amarilla. «La pitahaya amarilla es un cultivo mucho más antiguo en Ecuador porque empezaron con el mercado asiático como destino principal, mientras que la pitahaya blanca es todavía un sector bastante joven», continúa. «Así que hay un futuro prometedor para Ecuador en términos de volúmenes». También añade que algunos productores están trabajando con iluminación interior dentro de las instalaciones de cultivo para ampliar la ventana de producción, todo ello con el objetivo de que la oferta de pitahaya amarilla sea más constante.

Por supuesto, esto no ocurriría sin la creciente y constante demanda que la fruta está experimentando en Norteamérica. Sin embargo, los precios son más bajos en comparación con la temporada pasada, según Roggiero, y añade que este año hay más competencia en el mercado estadounidense, lo que dificulta la fijación de precios de la fruta de forma correcta y justa para el productor.

De cara al futuro, con una mayor cantidad de producto que empezará a llegar el mes que viene, Roggiero señala que Freshway está atento a las próximas fiestas relacionadas con las flores, como San Valentín y el Día de la Madre. «El coste de los camiones es elevado en EE. UU. y esperamos no sufrir retrasos por la escasez de camiones», concluye.