Opinión

Se distancian las comadres y los compadres revolucionarios

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Los motivos muchos, casi todos provocados por ambiciones personales, cuotas de poder y la acostumbrada clásica troncha ecuatoriana, todos sin excepción provienen del mismo vientre político corrupto y eran sumisos ovejunos de un demente paranoico que destrozo el país en una década de triste recordación y que la Divina Providencia con su prudencia no permita que se vuelva a repetir por sanidad y supervivencia de una patria libre y soberana distante del socialismo-comunista del Siglo XXI.

De todo este merquetengue siempre se aprovechan los sapos, lambones y arribistas que logran mantenerse en sus cargos o se hacen reciclar a otros puestos para tratar de pasar de agache y seguir en la teta amamantándose de la sangre de los ecuatorianos que ya están anémicos esperando la alta cirugía para extirpar la corrupción y la inmoralidad como la violación de casi un millar de niños ejecutada por sus profesores nombrados por la Revolución Ciudadana, con las farsantes meritocracia y excelencia académica, que en este caso tampoco funcionaron.

Parece increíble que quienes criticaban a los tira piedras hoy ofrezcan convertirse en los nuevos tira piedras, los que antes perseguían hoy se declaran perseguidos, a un preso por investigaciones de corrupción las sumisas ovejunas lo defienden y aseguran que esta de vacaciones en la cárcel esperando la intervención de su jefe Boy Scout.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.