Actualidad

Sanciones a quienes quemen los monigotes en zonas prohibidas

El Municipio de Guayaquil advierte fuertes sanciones para los ciudadanos que irrespeten los lugares no aptos para la quema de años viejos.

La tradicional quema del año viejo es un momento donde las familias se reúnen y a través de este acto simbólico dejan atrás todo lo negativo o indeseable del año que se está acabando, pero si no se lleva con precaución y siguiendo las normas establecidas por el cabildo porteño, quienes infrinjan la ley deberán cancelar hasta cien salarios básicos dependiendo de los daños.

Según declaró el director de Justicia y Vigilancia del Municipio, Xavier Narváez, a radio Sonorama, está prohibida la quema de años viejos en asfalto negro, lugares adoquinados y zonas que han sido intervenidas con la regeneración urbana, y los carriles de la Metrovía.

“En el llamado cemento gris, si se podrá realizar la quema de monigotes porque no producen daños a la vía y se puede limpiar perfectamente los escombros”, señaló.

Es así que, la incineración del tradicional muñeco de paja, aserrín, madera o papel se podrá realizar únicamente en las calles o avenidas pavimentadas con hormigón o simplemente en las vías rellenadas con material pétreo (cascajo).

De la misma manera se podrá utilizar veredas o solares vacíos, siempre tomando las debidas precauciones.

El cabildo porteño a través de un comunicado resaltó la ordenanza que prohíbe la venta e incineración de años viejos gigantes, los cuales solo podrán ser exhibidos. Los monigotes permitidos para la incineración deberán medir máximo 3 metros de ancho por 3 de alto.

En el caso de los gigantes del suburbio, que tradicionalmente son quemados el 6 de enero estarán presentes miembros del Cuerpo de Bomberos.

Según el artículo 427 del Código Orgánico de Ordenamiento Territorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD), la sanción al incumplimiento de esta ordenanza será de siete días de detención para los responsables, que establece el artículo será el dueño del predio de la zona afectada. (VBF/La Nación)