Actualidad

Mi salida de Ecuador fue negociada, pero me traicionaron

“Costo financiero de operaciones con China supera al 7,5 % divulgado”

QUITO. En una entrevista realizada por Carlos Vera en el periódico digital Ecuador en Vivo, el expresidente del Directorio del Banco Central, Pedro Delgado Campaña, reveló la negociación inicial de preventa de petróleo, la cual tenía un costo financiero de 20,5 % y no de 7,5 % como constaba solo por los intereses. “En esa negociación inicial no se sumaron todos los costos de la operación y al hacerlo se llegaría a la cifra usurera que él calculó”, mencionó, al asegurar que esa observación la hizo en el 2008 cuando recién era asesor económico del presidente de la República en una sesión de Gabinete.

Sus observaciones, en ese entonces, sí fueron acogidas, con lo cual el costo financiero total quedó en algo más del 10 %, es decir la mitad de lo que inicialmente se planeaba pagar. Explicó Delgado Campaña que los costos de un crédito no están solamente en la tasa de interés, sino en la Comisión de Gestión, en los adicionales que se pagan de intereses cuando hay retrasos en los pagos, etc.

En ese punto, Carlos Vera le preguntó que cómo era posible establecer una Comisión de Gestión desde 1,07 % para la gestión de una operación si era entre empresas estatales; a quién iba esa comisión. A lo que Delgado contestó que aquella comisión no era de extrañar pues se trataba de una formalidad incluida también en los créditos que se hacen con organismos internacionales como el BID y el Banco Mundial, en los cuales, si bien los créditos oscilan entre 3 y 4 % de interés el cual termina estando entre 5 % y 6 %, en promedio.

Con respecto a la decisión de porque hablar recién, después de 4 años de silencio, Pedro Delgado explicó indignado y adolorido que lo hacía por la referencia que había hecho a su hija Rafael Correa en una reciente sabatina como discapacitada, cuando apenas tiene un problema auditivo que no la podría calificar como eso. Dijo Delgado que con él se podían meter lo que quieran, pero que con su hija o con su familia, no. Y añadió que la otra motivación era el hecho de que la oposición en estas circunstancias le atribuye todos los males de este país, incluso ser causante del feriado bancario lo cual negó enfáticamente. En ese momento la entrevista cobró uno de los trámites más intensos y esclarecedores sobre todo para una generación de jóvenes que solo tienen referencia de este fenómeno -al cual denominó Delgado, crisis bancaria- por la constante publicidad del gobierno correísta.

Sobre el feriado bancario, Delgado precisó que un memo enviado por él al Superintendente de Bancos cumpliendo una instrucción del entonces ministro de la Producción, Juan Falconí, para aplicar un par de decretos que tenían que ver con el congelamiento de fondos no lo convertía a él en autor del feriado bancario. Tuvo igual precisión cuando se refirió a otra carta enviada por él al Banco de Guayaquil presionándolo para que acepte CDRs al 100 % puesto que debían hacer cumplir lo que la ley establecía. Delgado se extendió en el análisis hablando de las condiciones internacionales de ese entonces, de la irresponsabilidad de algunos banqueros y del mal manejo de esos bancos, de la complicidad con los políticos y de una ley de la AGD hecha en noviembre del 98 cuyo defecto más que su contenido, fue su pésima instrumentación. Allí, Carlos Vera le preguntó si Álvaro Guerrero Ferber, exprincipal de La Previsora, había sido quien lo sugiera a Jamil Mahuad, acogiendo a su vez una recomendación que hizo el Fondo Monetario Internacional de instrumentar esa medida. También Vera informó conocer de una carta que desapareció del Congreso, cuya copia sabe que solo la tiene Juan José Pons y Jaime Nebot en la cual Mahuad decía claramente al Parlamento que si no apoyaban el tema del feriado bancario la crisis podía contaminar a todo el sistema y no solamente a unos pocos bancos. Pedro Delgado situó la mayor responsabilidad de ese tema en el doctor Juan Falconí Puig.

“Yo lo destituí”, fue la expresión de Pedro Delgado cuando Carlos Vera le preguntó por qué había separado a Nilsen Arias del manejo del Cementerio Monte Olivo, una de las incautaciones hechas al Grupo Peñafiel, tras detectar allí irregularidades. “Lo destituí”, insistió Delgado para hacer notar –y mostró el documento- que como funcionario público el efecto de la destitución era que no pueda ser acogido inmediatamente en el sector público a pesar de lo cual, aunque advirtió de ese tema a Jorge Glas (entonces ministro de Áreas Estratégicas, el actual vicepresidente de la República y actual candidato a la vicepresidencia con Lenin Moreno), lo nombró para las funciones que ostenta hasta hoy en Petroecuador a pesar –insistió- de la advertencia que le hizo Pedro Delgado. En ese punto se refirieron con alguna extensión a los manejos de áreas cuando administraba alguna de las propiedades incautadas por la AGD y Delgado denunció en qué consistían las “irregularidades” que él detectó, prácticas que llevaron a destituirlo de esas funciones. Nilsen Arias es hasta ahora el principal responsable de Comercio Internacional en Petroecuador, bajo lo cual ha manejado negociaciones por aproximadamente $60.000 millones en el periodo de Correa.

Supo explicar Delgado que el 20 de diciembre de 2012 salió del Ecuador tras reconocer el día anterior en conferencia de prensa que no tenía un título de economista y lo había falsificado y a la vez renunciar, porque previamente a eso acordaron en Carondelet con la presencia de Alexis Mera, de Rafael Correa y otros elementos que mencionó, los términos de su renuncia y su declaración. El doctor Alexis Mera supo decirle que no veía mayores consecuencias jurídicas para su problema puesto que no había falseado un instrumento público en Ecuador, sino en Costa Rica y en cualquier caso este había prescrito ya. De eso habían pasado 22 años. Aseguró Delgado Campaña que confiado en ese análisis y en esa visión planeaba en verdad volver tras el matrimonio de su hijo, pero que su sorpresa fue grande cuando al día siguiente, el gobierno le pidió al de Estados Unidos la cancelación de su visa lo cual le impedía regresar. Ya se imaginan la serie de preguntas que entonces le formuló Carlos Vera… Para eso vale la pena ver la entrevista completa más que resumirla.

Dejó en claro el ex presidente del Directorio del Banco Central que no se había fugado del país. (VCV/Ecuador en Vivo/LA Nación)