Opinión

Salad House: Un lugar dedicado al fino paladar

Cebollas, cominos, ajos y principalmente garbanzos, son la mezcla perfecta para un emprendimiento que va imponiéndose en la cocina local.

GUAYAQUIL. Estefanía y Sara Borja son hermanas y están unidas por dos pasiones: el emprendimiento y la gastronomía. Ese entusiasmo les sirvió para abrir un negocio propio en diciembre del 2014. Se trata de Salad House (Casa de la Ensalada), un servicio de ventas y catering de dips y ensaladas.

Su característica principal es la comida mediterránea, pero con identidad propia. Salad House utiliza productos frescos, sin frituras ni presevantes, al contrario utilizan especies tradicionales del Medio Oriente para darle ese aroma y sabor característico a cada plato.

Cerca de dos años vivió Estefanía en Israel, lugar donde conoció el amor, además de especializarse en cursos sobre esta peculiar y enigmática gastronomía. Al retornar al país junto con su hermana empezaron a elaborar estos platos en el que sobresale el tradicional y clásico hummus (es una receta tradicional de paté de garbanzo). Alrededor de $2mil utilizaron en la compra de envases de vidrios, vegetales, cocina industrial y otras cosas para empezar a trabajar en su marca.

Un sabor intenso y sorprendente que resulta perfecto para aperitivos, bocadillos, ensaladas, galletas, pan en fin. Salad House ha participado en dos ferias: Artsenal y el Mercadito, lugares donde han tenido bastante aceptación del público.

“Al momento de participar en las ferias teníamos pensado vender unos 50 envases de humus, pero fue tanta la aceptación que en un día vendimos todo”. Estas hermanas coinciden que con el trabajo diario se han complementado mucho, son el equipo perfecto para llevar su empresa adelante.

Salad House cuenta en el mercado con dips, que contienen tomates frescos, zuchini, cebollas, páprika, además del hummus de distintos sabores, tradicional, aceitunas, albacas, champiñones. Cuenta hoy en día con servicio de catering para todos los clientes que desean realizar fiestas y quieran brindarles a sus invitados algo distinto de comer. Los precios oscilan desde $8 a $15.

Los pedidos se los puede realizar a través de las redes sociales Instagram @saladhouse.ec, o pueden escribir a su correo saladhouse.ec@gmail.com.

Todos los productos son nacionales, a excepción de ciertas especies como la miel de dátiles que la importan desde Israel. Su cocina está ubicada en Urdesa (Hotel Cedros In), en el lugar trabajan además con 5 personas más, quienes ya saben la técnica exacta para elaborar estos alimentos.

“Para emprender hay que ser constante y trabajar duro para conseguir el objetivo planteado, no desmayar si es en algo nuevo en el mercado creer en el producto , innovar siempre“, coinciden estas hermanas a la hora de aconsejar a los nuevos emprendedores que quieren iniciarse en el camino hacia los negocios. Para finalizar su propósito de largo plazo es establecerse en un local propio donde dar a conocer aún más de su marca. (AGS/ La Nación)