Ciencia

Sacar los objetos de la pantalla: la próxima revolución de la tecnología táctil.

«Mediante tecnología de levitación por ultrasonido, podríamos proyectar fuera de la pantalla plana objetos.», dicen sus desarrolladores.

EUROPA. El proyecto GHOST (Generic, Highly-Organic Shape-Changing Interfaces) lleva en desarrollo desde 2013 y puede convertirse en una de las próximas revoluciones en la tecnología de pantallas táctiles.

Respaldado por la UE y desarrollado por universidades de Reino Unido, Holanda y Dinamarca, este programa está dejando imágenes espectaculares sobre lo que puede llegar a suponer; ‘sacar’ los objetos fuera de la pantalla con las manos.

Según sus desarrolladores, los objetos podrán sentirse al tacto. «Mediante tecnología de levitación por ultrasonido, por ejemplo, podríamos proyectar fuera de la pantalla plana lo que se muestre en la misma. Y, con pantallas deformables, podríamos también insertar los dedos en su interior», explicó en un comunicado Kasper Hornbæk, uno de los responsables del proyecto GHOST.

Nos encontramos ante un adelanto revolucionario en la forma de interacción del usuario con la tecnología que permitiría manipular objetos e incluso datos de un modo radicalmente nuevo.
De este modo, por ejemplo, un cirujano podría intervenir físicamente en un cerebro virtual, disfrutando de una experiencia táctil plena, antes de llevar a cabo la operación de verdad. Por su parte, diseñadores y artistas que suelen emplear sustitutos físicos como la arcilla podrían moldear objetos una y otra vez y guardarlos en un ordenador a medida que trabajan.

Los investigadores de GHOST trabajan también con interfaces deformables, como esponjas y alfombrillas, que un músico podría flexionar para controlar el timbre, el tempo y otros parámetros al crear música electrónica.

De hecho, el equipo de GHOST ha creado una cadena de montaje de prototipos con los que mostrar distintas aplicaciones caracterizadas por ese cambio de forma. Un prototipo es Emerge, que permite sacar de la pantalla los datos de gráficos de barras sencillamente con las yemas de los dedos.
Estos dispositivos pueden también aumenta su tamaño cuando se sostienen en la mano, para que se vea mejor la información, y después encoger de nuevo para que quepa mejor en una funda o un bolsillo.

«GHOST ha logrado progresos considerables por el mero hecho de reunir a varios socios y darles la ocasión de poner en común sus descubrimientos apunta el profesor Hornbæk. Es probable que dentro de apenas cinco años existan ya pantallas que cambien de forma durante su uso. (Internet / La Nación)