Opinión

Sabias palabras de Nelson Maldonado:

COLABORACIÓN DE ANIBAL CARRERA ARBOLEDA/QUITO

 

Tú te preparas. Estudias una carrera universitaria, más un post grado. Estás listo para la vida. Haces pareja, y un par de hijos llegan al instante. Hay que financiar el hogar, ambos trabajan, los abuelos ayudan. Te formaron con principios, y moral. Tienes un nombre que te enorgullece, y que tus hijos heredarán. Hasta allí, un cuento de hadas.

Pero… vives en un país en donde los corruptos son autoridades. Desde la más alta, y en cascada hasta los mandos inferiores.

Malgastan tu dinero, roban con total desenfado, y son tantos, que se tapan y se socapan entre ellos. De repente, la mafia se rompe, y cantan. Nunca estuvimos tan cerca de tener hospitales con medicinas, becas para los muchachos más pobres pero muy capaces… nunca estuvimos tan cerca de salir del subdesarrollo. Entró mucho dinero, y se lo robaron todo en 14 años Y encima, nos endeudaron por 3 generaciones. Malditos.

Moralmente, un país destrozado. Si hablas, quedas fuera. Sin trabajo, sin futuro. Y miras, con asco, como tus jefes se roban el futuro de tus hijos. Malditos revolucionarios.

Y siguen más vivos que nunca, agazapados nomás, en silencio. Listos para el siguiente zarpazo. Malditos.

 ¿Por qué no reaccionamos? ¿Que nos pasó? ¿Cuándo nos castraron? Entre murmullos, decimos «no puede ser”, pero es. «No pueden ser tan hijueputas»… pero son.

Se necesitan dos: uno que robe, otro que se deje robar; uno que te ofenda, otro que se deje ofender; uno que te engañe, otro que se deje engañar. El siglo XXI está vivo, está aquí. Nosotros también. Y estoy harto de tanta mierda. Decídete y seremos dos, y pronto, muy pronto seremos suficientes.