Opinión

Sabias palabras de Coelho

Lic. Denisse Casalí L.

denissecasali@gmail.com

@denissitacl

He estado leyendo profundamente, línea a línea, con atención cada detalle en el juego de palabras en escritos de Paulo Coelho y su infinita visión del amor propio, el amor por el prójimo, el amor por la naturaleza y así tantas otras manifestaciones afectivas que el ser humano lleva indeleble en su interior. He tomado “los pensamientos” que más acertados encontré y que de alguna forma sé que le servirán al que se encuentre del otro lado de este aparato leyendo este artículo hoy y que tal vez como yo esté buscándole sentido a ciertas cosa de la vida.

¿Dar o Recibir?
El temor a recibir es mayor al temor de dar. Por alguna razón para el hombre es más difícil recibir favores de otras personas que darlos, el sentimiento de inferioridad al aceptar ayuda ajena, el miedo a que en un futuro no tan distante nos quieran cobrar ese favor con intereses, o simplemente pensar que por mera naturaleza no merecemos el afecto o entrega de personas que son capaces de otorgarnos mucho más de lo que nosotros a veces podemos brindar.

Bien dice Coelho: “No es mejor quien da con generosidad, ni es peor quien recibe con alegría. El amor es, justamente, fruto de estas dos cosas”.

¿Qué es la tragedia?
¿Acaso la tragedia es la forma rústica que tiene Dios de darnos un empujón en nuestras vida? Tal vez es la única manera de poder darnos cuenta de todas aquellas cosas que aunque se encuentren delante de nosotros en realidad no hemos tenido el valor de ver. La tragedia es la fuerte sacudida que te da la vida para decirte en cortas palabras que la obra continúa, sólo se debe mirar hacia adelante (aunque sabemos que es lo más difícil).

La tragedia es el cambio radical que todos necesitamos y no estamos dispuestos a enfrentar, porque jamás cambiaremos voluntariamente nuestra rutina, nuestro sentido de ser, por simple costumbre y manía.

La tragedia lleva consigo pérdida de algo o alguien, eso que se fue, que no volverá y no puedes cambiar, no puedes detener el sufrimiento. Pero ¡sí!, podemos enfrentar el nuevo camino que parte de esa tragedia para ser mejores, para ser más fuertes, para decirle al cambio: aquí estoy, partiendo de cero, me encuentro lista para ser una mejor versión de mí.

Paulo Coelho, cita así: “Por consiguiente, cuando la tragedia inevitable aparece es preciso recordar estos tres puntos: aprovechar la libertad de la pérdida, no juzgar el dolor y aprender el arte de la paciencia. Ella destruirá 9/10 de aquello que tú eres, pero el 1/10 restante te transformará en una persona infinitamente más fuerte”.

¿Por qué cambiar?

Cuando compré el libro “El Manuscrito encontrado en Accra” recuerdo haber leído una de sus primeras páginas y pensar, es el tipo de libro que te embruja, los que dejan en ti una enseñanza valiosa para recordar. Desde aquella compra hasta hoy me he leído el libro cuatro veces, y cada vez que lo hago un nuevo capítulo llama mi atención, en ocasiones al punto de pensar que no me había fijado en determinadas cosas antes. Y así es la vida, tenemos tantas cosas frente a nosotros y debemos pasar por el mismo camino repetidas veces para ver lo que inicialmente no quisimos o no supimos identificar. De todo se aprende, todo sirve para entender que la vida no es de cierta forma, sino es de la forma que tú le quieras dar, redonda, cuadrada, lineal, eso depende solo de ti.

En este libro uno de los temas que más me gustó fue el consejo del Copto respecto al “miedo que sufrimos frente al cambio”. El temor permanente del hombre ante el cambio, el miedo a sacrificar el esfuerzo que nos ha significado la estabilidad que hemos alcanzado, pero mentira, no es estabilidad, es pura rutina.

La sabia naturaleza constantemente nos dice que cambiemos, porque todo a su alrededor cambia: los árboles, las montañas, el cielo, el clima etc. Porque cambiar es seguir adelante a pesar de las dudas, de los temores, de las recriminaciones y amenazas. A veces el cambio trae consigo cosas realmente hermosas, pero no debe esto ser lo que nos motive a cambiar, tratemos de hacerlo sin pedir nada de regreso.

Además siempre podremos volver al punto inicial, porque conocemos el camino de vuelta a casa, por tanto un paso más no significará gran diferencia.

Coelho: “Dificultad es el nombre de una antigua herramienta, creada simplemente para ayudarnos a definir quiénes somos”.

Abracemos el cambio, recibámoslo misterioso, alegre y distinto. Ten fe en que lo positivo está por venir. No permitamos decirnos “yo no tuve la oportunidad” por miedo de descubrir que somos mucho más de lo que estamos acostumbrados.

Basado en “El Manuscrito encontrado en Accra” de Pablo Coelho.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.