Realidades

Russell Crowe, otro actor en permanente batalla con la báscula

El protagonista de «Gladiator» y «Una mente maravillosa» se entrega incondicionalmente a la caracterización de sus personajes. Subir y bajar peso se lo toma como una tarea más de su oficio

ESPAÑA. Hay dos cosas que al actor neozelandés Russell Crowe le cuesta mantener a raya: su colérico carácter y su tendencia ganar kilos. En su caso, al igual que otros actores de inmenso talento (Robert de Niro o Marlon Brandon), ponerse gordo es un gaje más del oficio que asume sin cuestionarse su salud o su imagen.

En plena promoción del filme «Dos buenos tipos», que Crowe protagoniza junto a uno de los actuales sex-symbols masculinos de Hollywood, Ryan Gosling, el protagonista de «L.A. Confidential» y «Gladiator» demostró que él es un actor comprometido con la caracterización de sus personajes. Si en el filme de Ridley Scott se mostraba como un aguerrido gladiador, con músculos de acero y piernas como robles, para «Red de mentiras» (2008) engordó los 30 kilos que le exigía el guión. Para encarnar a un jefe de la CIA dedicado a volver loco a Leonardo DiCaprio desde el sofá de su casa, se entregó encantado a la cocina basura: hamburguesas, patatas fritas, nuggets de pollo y todo tipo de alimentos muy poco alimenticios y demasiado grasientos.

Ahora, y según informa la revista «People», que recoge una entrevista para un programa de la radio australiana llamado «Fitzy y Wippa», Crowe vuelve a jugar con su peso… por exigencias del guión de «Dos buenos tipos», donde encarna a un detective que investiga una red de pornografía. El intérprete, de 51 años, reveló que había perdido 23,5 kilos para estar a la altura de su papel. «Estaba 121,6 kilos la primera semana del mes de agosto del año pasado. Rodé esta película, en la que tenía que ser la yuxtaposición física de Ryan Gosling y me quedé en 98 kilos».

Ahora, Crowe dice que está regresando a su peso habitual, que es pasar de largo los 100 kilos. En cuanto a su trabajo con Ryan Gosling, de 35 años, Crowe aseguró que el joven actor es uno de los tipos más divertidos con los que ha trabajado. «Ese chico es un genio de la comedia. Es muy inteligente. Ama lo que hace y siempre realiza las preguntas correctas», dijo Crowe. «Trabajar con él fue una delicia. El chico, simplemente, sabe cómo hacerme reír. Es muy, muy divertido».

«Dos buenos tipos» llegará a los cines de EE.UU. el 20 de mayo. (ABC/La Nación)