Internacional

Rusia niega asalto a acería ucraniana Azovstal de Mariúpol

Rusia volvió a negar este miércoles un asalto a la acería de Azovstal, en la ciudad portuaria ucraniana de Mariúpol, y dijo que sus militares únicamente “reprimen” el fuego de la parte ucraniana.

“Hay una orden que fue dada (el 21 de abril) públicamente por el comandante en jefe (el presidente Vladímir Putin) de suspender cualquier asalto. No hay asalto” en este momento, dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

Peskov subrayó que las tropas rusas que han bloqueado la planta intervienen únicamente para “reprimir” los intentos de los combatientes ucranianos de tomar “posiciones de tiro”.

De “violentos combates” en la acería Azovstal habló, sin embargo, poco después, el alcalde Vadim Boitshenko. “Desgraciadamente hay violentos combates en Azovstal hoy (miércoles)”, dijo a la televisión ucraniana. “Se perdió el contacto” con las fuerzas ucranianas que están dentro de la acería y no hay manera de saber “qué está pasando y si están en seguridad o no”, agregó.

La víspera, Moscú ya acusó a las tropas atrincheradas en Azovstal de aprovechar el alto el fuego humanitario para la evacuación de civiles con el objetivo de retomar sus posiciones de combate en la planta.

Ucrania, a su vez, denunció un “potente ataque” con tanques e infantería en Azovstal, en el que murieron dos civiles. Y pidió medidas urgentes para evacuar al resto de los refugiados en las instalaciones de la fábrica.

Rusia, que lleva a cabo una ofensiva militar en Ucrania desde el 24 de febrero, controla gran parte de Mariúpol. Tras semanas de asedio, la ciudad está en gran parte devastada. Pero los últimos defensores ucranianos resisten en la vasta red de galerías subterráneas de la acería de Azovstal, difíciles de asaltar o destruir mediante bombardeos.

Según muestras imágenes, este martes y miércoles, las fuerzas rusas no solo continuabann bombardeando el este de Ucrania, sino que también lanzaron misiles contra numerosos objetivos en todo el país, hasta Leópolis, cerca de la frontera polaca, y la región montañosa de Transcarpatia, próxima a Hungría, en el oeste.

“Con el fin de destruir la infraestructura de transporte de Ucrania, el enemigo disparó misiles contra instalaciones” en varias regiones del oeste y del este, detalló el ejército ucraniano.

El martes, 21 civiles murieron y 27 fueron heridos el martes en la región de Donetsk, el mayor número de víctimas mortales diarias desde el ataque a la estación de tren de Kromatorsk, en el que murieron 57 personas, dijo el gobernador regional, Pavlo Kyrylenko.

Fuente: dw.com