Internacional

Rousseff tiene la esperanza de un acuerdo «in extremis» que la mantenga en el cargo

El senador brasileño Romero Jucá a ABC: «La destitución de Rousseff ya está decidida. La presidenta acudió al Plenario para cumplir un rito político y jurídico»

BRASIL. Después de casi 15 horas de sesión en el Senado, el Presidente de la Suprema Corte, Ricardo Lewandowski, la suspendió. Contó con laparticipación de la presidenta Dilma Rousseff (PT) y se reanudará este martes a las 10 horas. Con la votación de los senadores, se completará el juicio finalde la presidenta. «No puedo evitar de sentir el sabor áspero y amargo de la injusticia y de la arbitrariedad. Como en el pasado, resisto. No esperen de mí el respetuoso silencio de los cobardes», dijo la mandataria en uno de los momentos más importantes de su jornada de ayer en el Senado.

Después de su discurso, por la mañana, Rousseff respondió a las preguntas de 48 de los 83 senadores. En varias ocasiones, la presidenta negó las acusaciones y dijo que «hacer un juicio político sin que haya un crimen de responsabilidad es dar un golpe de estado». Dijo también que es la presidenta legítima, elegida por más de 54 millones de brasileños y sólo acepta salir de su puesto si se da una nueva elección para resolver la crisis.

La mandataria cree que los delitos por los que se le acusa y que están dentro de la Carta Magna de Brasil han sido cometidos por los presidentes que la precedieron, que, sin embargo, no han sido acusados de nada. Pide que hayaigualdad de condiciones.

En respuesta a su oponente político en las últimas elecciones, el senador Aécio Neves (PSDB), la presidenta dijo que nunca pensó que los dos volviesen a encontrarse en una situación como esa. Rousseff admitió errores ante senador y dice que siente mucho por no haber cumplido con todo lo que se esperaba de ella. Sin embargo, también se defendió: «Las medidas que propusimos eran necesarias para sacar al país de la crisis».

Minutos antes de la medianoche, en su última intervención, la presidenta dijo que tiene la esperanza de que pueda haber un acuerdo para mantenerla en el cargo y de que los senadores deben actuar con la conciencia de que tienen que superar las diferencias y hacer un nuevo pacto. «Necesitamos tener la madurez para no ver errores donde no hay y hacer frente a los problemas que existen», dijo Rousseff. «No se puede tener, de ahora en adelante, esta visión fundamentalista de nuestras cuentas públicas», completó.

La última oportunidad

El dirigente del PT en la Cámara, Sílvio Costa, habló con ABC sobre laestrategia que tienen los aliados de la presidenta para revertir la derrota de Dilma en el Senado. El diputado dijo que la mandataria habló para los indecisos y para la historia. Él sostuvo que Rousseff está sufriendo un golpe parlamentario, diferente del militar. Costa cree que Rousseff está siendo torturada una vez más, refiriéndose al trauma que vivió la mandataria durante la dictadura militar, pero que en esta ocasión es una tortura psicológica. «Todos los ex presidentes brasileños practicaron esto que están llamando a los delitos fiscales. Con Dilma, están haciendo una presión psicológica para que ella confiese un crimen que no cometió», dijo el diputado.

Él cree que los arquitectos de este golpe hicieron una invención con argumentos legales para tomar el cargo de la presidenta. Costa dice que los políticos del Congreso de Brasil son volubles y cree en la reversión de la situación en favor de Rousseff. «En este momento, hemos consolidado 21 votos, necesitamos 28 para salvar la presidenta», sostuvo el parlamentario. «Tenemos cuatro votos pre acordados y estamos tratando de lograr tres más, lo que le daría 28», dijo Costa. «El problema es que para obtener los 4cuatro pre acordados tenemos que antes convencer a los tres», concluye su razonamiento un poco melindroso. De hecho, hay un esfuerzo de líderes del PT para intentar una última maniobra. Los partidarios se reunieron con senadores indecisos y están ofreciendo posiciones en el gobierno, acuerdos para las próximas elecciones regionales y hasta las elecciones presidenciales de 2018.

La realidad probable

A pesar de la esperanza de los partidarios de PT, las posibilidades de Dilma son pocas. Los expertos dan por sentado la derrota de la presidenta, incluso después de haber hecho una buena presentación ante los senadores -con más humildad y buscando la conciliación-. El senador Romero Jucá, presidente del PMDB, el partido de Temer y el más grande de Brasil, comentó a ABC que el Senado ya se ha decidido por la destitución de Rousseff y quela presidenta acudió al Plenario para cumplir un rito político y jurídico.

Jucá dice que Temer asumirá el cargo de presidente el miércoles, en un acto que probablemente tendrá lugar en la Cámara. «El resultado va a ser de 60 votos a favor y 20 en contra. Como mucho, tendrá una variación de un voto», dijo el líder del PMDB al ABC. Jucá clasifica la ida de Rousseff al Senado como un «aborto político», y afirma que también causará estragos en la imagen del PT para las próximas elecciones. (ABC/La Nación)